06
Lun, Abr
6 Nuevos artículos

Grid List

Lamentablemente, el coronavirus ha llegado a las residencias de mayores de Barbastro. Se han confirmado dos positivos: el primero en una trabajadora de la residencia municipal de Las Huertas y el segundo en un usuario del Amparo. El concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Barbastro, Luis Domínguez, confirma que la trabajadora, una auxiliar de gerocultura, lleva en su casa desde el pasado 28 de marzo; el test para confirmar su positivo se realizó el pasado viernes y el sábado, desde la residencia, se envió una carta a los familiares de los usuarios informando del caso y explicando las medidas que se han realizado, como las pruebas a los trabajadores y residentes que han dado negativo. Domínguez destaca "la resposnsabilidad de la trabajadora" de quedarse en casa. En cuanto al usuario de la residencia de El Amparo, hasta donde ha podido saber esta redacción, se encuentra aislado.

Estos dos casos se suman a las 50 personas ingresadas en el Hospital de Barbastro, cinco más en las últimas horas, de los que 10 permanecen en la UCI. En Huesca, se mantienen 73 ingresos en el Hospital San Jorge (uno más que ayer), con 12 de ellos en la UCI; a los que se suman otros 6 ingresados en la Clínica Viamed Santiago. En conjunto, las cifras facilitadas hoy por la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Aragón hablan de 417 casos confirmados en la provincia de Huesca (21 más que ayer), con 184 hospitalizados (26 en la UCI). Las altas suman cuatro desde ayer, con un total de 57, mientras que los fallecidos desde que comenzó esta epidemia alcanzan los 37 (cuatro de ellos en las últimas horas). Finalmente, los profesionales sanitarios afectados en la provincia son ya 43.

Las cifras globales de Aragón confirman una ralentización en el incremento de contagios. Hoy son 3.347, 115 más que ayer. Un 3,5 por ciento de incremento que queda lejos del 10 por ciento de la semana pasada y del 20-25 por ciento de hace dos semanas. En el lado positivo también se sitúan las altas dadas, que han pasado de 537 a 565 en las últimas horas. Los fallecidos suman 14 más, pasando de 270 a 284.

En cuanto a la ocupación de camas, en el conjunto de los hospitales aragoneses se mantiene la disponibilidad del 31% de las camas de UCI, al igual que el 51% de las camas en hospitalización convencional. Sumando todos los recursos disponibles, en estos momentos Aragón dispone de 4.178 camas de hospitalización (sin contar las habilitadas en los hospitales de campaña) y 291 camas de UCI con respirador. Actualmente hay 1.062 camas ocupadas por pacientes afectados por coronavirus o por sospecha del mismo (167 en UCI y 895 en planta).

 

El gráfico muestra el aumento de casos en número y porcentaje.

Actualidad

El elevado número de ingresos por coronavirus registrado ayer en el Hospital de Barbastro se ha reducido hoy. Las cifras oficiales facilitadas por la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Aragón recogen un total de 45 ingresos (cinco menos que ayer), manteniendo a 9 de ellos en la UCI. También se registra este tendencia en el Hospital San Jorge de Huesca, que ha pasado de 80 ingresados (12 en la UCI) de ayer a 72 ingresados (12 en la UCI) de hoy.

Así, en el conjunto de la provincia de Huesca se contabilizan 396 casos confirmados, con 176 hospitalizados (26 en la UCI) y 53 altas. Esto implica tan solo tres nuevos casos confirmados en las últimas horas, de los que solo uno ha requerido hospitalización. Las altas han sumado 9 desde ayer. En cuanto a los fallecidos, se han acumulado 33, tres en las últimas 24 horas; los profesionales sanitarios afectados ya son 42, 4 más que en el anterior registro. 

Con todo ello, en Aragón acumulamos 3.232 afectados por coronavirus, 154 más en las últimas horas. De ellos, han necesitado hospitalización 1.588 desde que se inició la epidemia (233 en la UCI). En cuanto a los fallecidos, ascienden a 270, 19 en las últimas horas. Las altas ya suman 537. La ralentización en el incremento de contagios es una realidad, descendiendo a una tasa del 5 por ciento. 

A muchos cofrades de las secciones de instrumentos el obligado parón colectivo por la crisis sanitaria los dejó sin sus tambores y bombos, que los esperan en silencio allá donde ensayan. Sólo unos pocos cuentan con otros de reserva en sus casas y hoy, 4 de abril, cuando deberían estar celebrando la Exaltación del Tambor, los han sacado a sus balcones y ventanas, acompañados también cornetas. Han vestido los cofrades sus colores y escudos, se han colgado sus medallas. Para llenar las manos vacías alguien ha fabricado la percusión con una caja unida al cuello por cordones, y ha habido quien ha echado mano de la batería de cocina. No era una cacerolada de protesta la de hoy, sino otra forma de Semana Santa, intercalada con los aplausos de las ocho de la tarde dedicados a los valientes y esforzados sanitarios, con los himnos populares de la resistencia colectiva y el oficial de esta España malherida y desorientada. Los bafles que a esa hora unen Barbastro con las peticiones musicales recibidas han emitido el toque tradicional, seguido de aplausos; dejando, quizás, otro género de exaltación, el de la unión vecinal de estos días raros.

Mañana es Domingo de Ramos, la Diócesis invita a poner una rama verde, física o virtual o de papel, en el balcón, en la ventana, en las redes sociales. Y a las 10 de la mañana, el obispo, Ángel Pérez, las bendecirá simbólicamente en la misa que va a ser retransmitida en directo por Facebook.

 

View the embedded image gallery online at:
https://www.elcruzado.es/#sigProId0f33b4b96b

Por tercer viernes consecutivo se reunía ayer la Comisión de seguimiento y control de la crisis causada por el coronavirus, de la que forman parte los portavoces de todos los grupos municipales con representación en el Ayuntamiento y el presidente de la Comarca del Somontano. Una cita en la que el alcalde, Fernando Torres, detalla a los asistentes las medidas que se van tomando, con información acerca del estado de las residencias y del hospital.

Coincidiendo con la citada comisión, el alcalde ha dictado un nuevo bando municipal. Como novedad, desde ayer las banderas que cuelgan del ayuntamiento lucen a media asta y la fachada del consistorio se ilumina de azul cada noche, dos medidas, respectivamente,"en memoria y respeto de los fallecidos" y "en homenaje y reconocimiento de los sanitarios y fuerzas y cuerpos de seguridad del estado".

Entre las medidas tomadas hasta el momento, la eliminación de tasas municipales (veladores, actividades del Patronato Municipal de Deportes, estacionamiento en zonas azul y naranja), retraso de pagos y estudio de posibles exenciones. Además, el Ayuntamiento de Barbastro se ha coordinado con la Comarca del Somontano para demandar y distribuir el material de protección necesario en la lucha contra el Covid 19.

También se han realizado las gestiones necesarias para, junto al Obispado, ofrecer alojamiento a los sanitarios que lo demanden en el convento de las Capuchinas y la ermita de San Ramón. Además, ya se ha solicitado a los establecimientos hoteleros que atiendan las necesidades del personal que atiende los servicios esenciales durante este estado de alarma.

En este sentido, el Área de Servicios del Ayuntamiento ha instalado dos aseos provisionales para el uso de transportistas. Uno de ellos, con urinario, tres duchas, cuatro lavamanos y dos WC en el área de descanso del polígono Valle del Cinca, junto al restaurante; y el segundo en el polígono La Cerámica, con dos baños, cuatro duchas y cuatro lavamanos.

Mazazo a las halagüeñas cifras de ingresos en el Hospital de Barbastro de los últimos días: el número de personas hospitalizadas por coronavirus ha pasado de los 34 de ayer a los 50 de hoy; 9 de ellos permanecen en la UCI. En el Hospital San Jorge de Huesca también han aumentado los ingresos, sumando ya 80, con 12 en la UCI, a los que se suma un ingresado en el Sagrado Corazón de Jesús. Con todo ello, la provincia de Huesca acumula 393 casos confirmados desde el inicio de esta pandemia (25 en las últimas horas), con 175 hospitalizados y 22 en la UCI. Los fallecidos ascienden a 30 (6 más que ayer), mientras que los sanitarios infectados suman 2 a los 38 de ayer. En el lado positivo, las altas, que son 44 en total, una sola en las últimas 24 horas.

Los datos globales para Aragón, facilitados un día más por la Dirección General de Salud Pública del Ejecutivo aragonés, confirman 3.078 casos de coronavirus desde que comenzó la pandemia, 179 más que ayer, si bien son menos que el incremento anterior. De hecho, en global, se aprecia una ralentización del incremento de nuevos contagios, que hoy es del 6 por ciento (7 y 8 por ciento en las jornadas anteriores y lejos del 20-25 por ciento de la semana pasada). En cuanto a los fallecidos suman en Aragón 251, 27 más que ayer. Las altas, afortunadamente, también han aumentado, pasando de 378 a 543.

Hoy se ha facilitado el desglose por profesionales sanitarios afectados por coronavirus en Aragón. Del total (543), el 83 por ciento (451) se han dado en Atención Especializada. El resto, 92, en Atención Primaria. De nuevo sobre el total, 189 son médicos, 172 enfermeros y 107 auxiliares de enfermería.

Los vecinos de Salas Altas no pueden estar juntos ahora pero se "han reunido" en las redes sociales a través de un vídeo. Servicio Especial

Actualidad

Algo más de 300 personas están censadas en Salas Altas y casi medio centenar conforman la Asociación Juvenil El Peñacero. Siguiendo la iniciativa de este colectivo, han conseguido trasladar a por lo menos un par de miles de personas un mensaje de optimismo en estos días de cuarentena. Y es que el vídeo que han colgado en YouTube bajo el título “¡Salas Altas se queda en casa!” acumula cerca de 2.000 visualizaciones en el momento de escribir estas líneas.

Belén Lacoma forma parte del “cerebro” que ha ideado el viral vídeo. “Escuchamos la canción “Quédate en tu casa”, compuesta por varios artistas españoles para estos días y nos transmitió una energía muy positiva”, relata. Así surgió la iniciativa de implicar a los vecinos de Salas Altas y compartir esa energía positiva.

El primer paso fue comentar la idea con el Ayuntamiento, al que le pareció “muy buena”, indica Belén. A continuación, redactaron un pequeño texto explicando cómo iban a llevarla a cabo y pidiendo a quienes quisieran colaborar que  enviaran sus grabaciones de 10-15 segundos, en horizontal y que se montaría el vídeo con la mencionada canción. “Desde el Ayuntamiento colaboraron mandando el texto a través de la lista de difusión municipal”, explica Belén: “Dimos tres o cuatro días para que llegaran las aportaciones a una dirección de correo electrónico; después hicimos el montaje y lo publicamos en redes sociales, YouTube, Instagram y Facebook, además de Whatsapp”, indica la joven de Salas Altas.

Sin duda, han conseguido transmitir optimismo y ahora Belén cuenta que se sienten satisfechos con el resultado: “Con el vídeo hemos podido compartir el cariño que nos tenemos cuando nos juntamos y a lo hemos hecho a través de las nuevas tecnologías, que en nuestros días conectan con todo el mundo”.

Esta iniciativa viral es una de las propuestas de una asociación, la Juvenil Peñacero que un grupo de jóvenes revivió hace ocho años. Un colectivo que organiza actividades a lo largo de todo el año, con fechas señaladas como las fiestas de febrero, San Jorge, Nochevieja, la fiesta ibicenca o el concurso de tapas. “La juventud es el motor de la vida de un pueblo y la asociación trata de aportar para mantener tradiciones”, afirma Belén Lacoma.  

 

Os dejamos el vídeo "Salas Altas se queda en casa"

 

Sección: CUATRO MANOS

El confinamiento de enfermos infecciosos es algo relativamente común y su práctica puede seguirse hasta muy atrás en el tiempo, no hay más que recordar los lazaretos donde se encerraba a los leprosos o el aislamiento de enfermos en tiempos de la peste y sirve al claro objetivo de mantener alejados a los potenciales portadores de la enfermedad de eventuales huéspedes aún no contaminados.

No está tan clara, sin embargo, la utilidad de confinar a toda la población, sin tomar medidas para separar cuanto antes a los infectados de los que no lo están, para lo cual hay que proceder a escaneos masivos que, por el momento, no se están haciendo. Tampoco está claro, no hay precedentes de una cosa así, cómo se piensa evitar, cuando se ponga fin al confinamiento, que un número previsiblemente alto de personas no inmunizadas, ni hay vacuna ni se la espera en algunos meses,­­ se pongan en contacto con potenciales portadores asintomáticos del virus, ni lo que ocurrirá si hay un nuevo brote de la enfermedad y hay que tomar nuevas medidas de confinamiento en una sociedad con la economía ya muy debilitada.

Por otra parte, los números no justifican, por comparación con otras pandemias respiratorias similares, ni permiten explicar adecuadamente las medidas tomadas. 80.000 infectados y sobre todo los 3.000 muertos en China, representan una o tres mil tragedias a nivel individual pero estadísticamente nada fuera de lo normal en un país de más de mil millones de personas. En Europa parece que la cosa va a llegar más lejos, va a haber más muertos, ya los hay en Italia y mañana o pasado los habrá en España, sin que, por el momento, el confinamiento haya tenido éxito en la contención de la enfermedad. La respuesta, supongo, es que sin el confinamiento generalizado sería mucho peor. Es posible, pero no será fácil confirmarlo.

El virus ha sacado también a la luz, entre otros, el problema de muchas residencias de ancianos, en las que individuos sanos han convivido y compartido habitación con infectados e incluso con muertos, claro exponente de las deficiencias de una sociedad, que ahora envía al ejército para tratar de poner remedio a una situación que puede haberse agravado con el virus, pero cuyo origen está en la facilidad con que el sistema descarta a todos los que ya no le parecen útiles y no tienen los recursos económicos necesarios para pagarse una vejez digna. El virus también ha expuesto la parte positiva de esta sociedad, probablemente en mucha mayor medida que la negativa así que puede que salgamos de esta. Pero no parece que vaya a ser fácil, ni pronto.

 

*Los datos citados por el autor son anteriores al 24 de marzo.

Nadie en la calle General Ricardos (22 marzo 2020). L. Sampedro

Opinión

En mi libro publicado hace un año, Crisis sobre crisis, ya consideraba que, tras diez años de crisis, habíamos superado sólo la primera parte.

Sección: AL LEVANTAR LA VISTA

De pronto se paró el reloj. Se cancelaron proyectos y se anularon las agendas. Lo cierto es que nos lo veíamos venir, pero fue un mazazo: llegaba una pandemia, había que confinarse en casa. De nada valían las excusas y las justificaciones; había que estar recluido las 24 horas del día. La responsabilidad y la solidaridad llevaban a meterse en la vivienda de cada cual –vete tú a saber hasta cuándo- y cambiar el ritmo de vida.

Y tuvimos que ingeniárnoslas para, en lugar de ser prisioneros del tiempo, llegar a ser dueños de nuestro propio tiempo…y no era tarea fácil.

Los mayores, reos de mil compromisos, teníamos que organizarnos en casa. Los chavales, con una agenda complicadísima en cuanto abandonan la Escuela, tenían que convivir con sus familiares las 24 horas del día. Ya no había extraescolares, ni fútbol, ni idiomas, ni música… De nada servían los abuelos, que tantas veces solucionan la papeleta, esta vez eran los progenitores los que debían estar en casa, armándose de paciencia, organizando los tiempos y los espacios, obligados a compartir, en una especie de Gran Hermano nacional, una situación de entrada angustiosa.

Y en esas estamos.

Son muchas las reflexiones que en estos días nos estamos haciendo en este confinamiento. A mí hay una que me ronda la cabeza. Ésta es una situación que podemos aprovechar como una oportunidad para la educación. Y me explico.

La pandemia que nos relega a nuestras viviendas puede ser una experiencia vitalmente tan intensa que favorezca la maduración de nuestros chavales. Por una vez, las privaciones, las dificultades, las incomodidades de la vida no van a tener que verse desde una pantalla o a estudiarse desde la literatura, o a maquinarse desde un juego electrónico. Sin que lo pretendiéramos, he aquí una experiencia difícil que hay que superar como un reto muy arduo, una especie de Campo de Trabajo en el hogar en el que cada cual tiene que privarse de muchas cosas (que antes parecían imprescindibles) y centrase en lo esencial.

El confinamiento puede ayudar a que nuestros chavales entiendan el valor del sacrificio y a apreciar lo que nunca sale en los medios: los médicos, los carteros, los profesionales del transporte, las personas que hacen la limpieza o que recogen la basura, la entrega de las fuerzas de seguridad, el papelón de los reponedores en las tiendas y de las personas que están en una caja cobrando…Toda esa legión de héroes anónimos que hacen posible nuestra vida nos aportan mucho más que tantos famosos, deportistas millonarios o artistas excéntricos ante los que tantas veces nuestra sociedad se ha puesto de rodillas.

Nuestros chavales tienen ahora una posibilidad extraordinaria para entender que los programas del corazón, que exhiben infidelidad y desamor, que animan por dinero a la falta de entrega, son un insulto a la vida de unos padres o familiares que, también en los tiempos difíciles, siguen apostando por el amor y la donación.

Estos muchachos confinados tienen la oportunidad de acercarse –aunque desde muy lejos- al drama de los sin techo, de los refugiados, de todos aquellos hombres y mujeres que no pueden recluirse en sus casas sencillamente porque no tienen. Vista así, la casa, lejos de ser una prisión donde nos confinamos, es para nosotros un privilegio y un refugio. Así descubrirán que el confinamiento no es igual para todos porque las enfermedades -que no hacen distingos de razas ni clases sociales- no pueden ser afrontadas de la misma manera por los pobres que por los enriquecidos.

Estos jóvenes encerrados en sus viviendas tienen la posibilidad de ver el valor de la cercanía, de los detalles sencillos, de la ayuda mutua, de la llamada cariñosa del favor desinteresado, de tantos gestos humildes que antes pasaban desapercibidos y adquieren una grandiosidad magnífica en los momentos de apuro. La propuesta de aplaudir desde las ventanas a las ocho de la tarde reconociendo el trabajo ingente y generoso de tatos hombres y mujeres les puede unir a muchos vecinos a los que ni siquiera conocía y que participan de la misma preocupación.

Nuestros chicos y chicas tienen la oportunidad de valorar de nuevo la vida de los abuelos, de los familiares distantes, de aquellas personas que les han cuidado con un cariño extraordinario y ahora necesariamente tienen que estar lejos, añorando como nadie el beso y la caricia.

Pueden nuestros adolescentes apreciar la escuela, a los docentes, a la gente que se esfuerza con entrega y profesionalidad por su educación, aunque a veces hayan sufrido tanto desdén social.

El dolor existe, como existe el sufrimiento, la dificultad, las contrariedades, las privaciones y todo aquello que se les está hurtando a nuestros jóvenes aun a riesgo de hacer de ellos personas frágiles, almibaradas y en nada resistentes a todas las frustraciones que les tocará vivir. Tal vez puedan descubrir, cuando volvamos a la vida cotidiana, que cosas como tirar un papel al suelo, ser ingratos, enfadarse por minucias, tener mala educación, no aprovechar el tiempo o menospreciar el entorno, por ejemplo, se convertirán en un desprecio enorme a las personas que les cuidaron durante el confinamiento.

Aprenderemos todos porque para todos ésta va a ser una experiencia única, no deseada, pero única. La historia será distinta el día que salgamos a la calle. Nada volverá a ser como antes. Posiblemente valoraremos como nunca las cosas sencillas y, por fin. podremos entender el valor de lo inútil, de lo que no cotiza, de lo aparentemente irrelevante pero que da sentido a la vida.

Estos chavales, que han sufrido el ninguneo en sus currículums escolares de las asignaturas humanísticas, están viviendo una situación vital muy intensa y que necesariamente tendrán que interiorizar. Habrá que ayudarles para que así sea. No se les puede dejar solos, ni ahora ni después. Habrá que acompañarles para que lo que están viviendo les ayude a madurar y crecer.

Y los adultos también aprenderemos de ellos. Serán la generación Covid 19, una generación con posibilidad de enseñar a sus mayores que las cosas más importantes son precisamente aquellas que nunca apuntamos en nuestras agendas.

Sección: CUATRO MANOS

No hay noticiario en cualquier cadena de radio y televisión que no empiece con las noticias del coronavirus. Sabemos en qué pueblo o ciudad ha muerto alguien. Dónde y cuántos están ingresados en hospitales. En qué lugar del ranking mundial está España y también otros países europeos ¿Por qué tanta publicidad a una enfermedad que solo mata a un uno por ciento de personas? ¿Por qué se nos ha puesto el miedo en el cuerpo hasta el punto de poner normas, incluso en las iglesias? Pero, peor aún, ¿por qué nos dejamos influenciar con tanta facilidad?

Además de las noticias, me están llegando al móvil cantidad de vídeos que informan de lo mismo, pero también algunos le ponen el contrapunto. Por ejemplo: el virus del hambre mata cada día a 8.500 niños y niñas y la vacuna existe. Se llama comida. El año pasado se registraron en España 277 mil casos de cáncer. Muchos de ellos morirán en poco tiempo. El año pasado en España murieron casi 700 personas en accidente laboral y varios miles resultaron heridos. En 2019 seis mil españoles murieron de gripe tan común como el sarampión que mata todos los años a miles de personas en África. En 2018 más de 40 mil personas murieron en España por la contaminación ambiental. ¿Y nos preocupa y asusta el coronavirus?

Y hay situaciones en el mundo mucho más graves que el coronavirus, como son la trata de personas con fines de explotación sexual y laboral, niños víctimas de trabajos forzados, refugiados que, huyendo de la guerra, viven en condiciones infrahumanas. Pero nadie habla de ellas. Y así tantos y tantos casos más, tanto en nuestro primer mundo como en el llamado tercer mundo. ¿Por qué?

Para mi que esto tiene connotaciones políticas y se está asustando a la gente para favorecer a las grandes multinacionales del medicamento. Y a la supremacía de Estados Unidos frente al resto del mundo.

JOSÉ ANTONIO PÉREZ. PRESIDENTE DE LA AEB

Desde el viernes pasado, la Asociación de Empresarios de Barbastro ya previó la gravedad de la situación y suspendió la campaña de comercio en la que se encontraba inmersa (Día del Padre). También anunciaba el cierre de sus oficinas y la atención a través de teléfono y correo electrónico.

Y estos han sido los medios por los que sus asociados han ido manifestando sus dudas, inquietudes y propuestas. José Antonio Pérez, presidente de la AEB, indicaba ya el lunes el papel que les toca jugar: «Transmitir lo que nos van diciendo las autoridades sanitarias y políticas; y lanzar las necesidades que tendríamos empresarios grandes, medianos y pequeños». De hecho, a través de una nota de prensa, la AEB resumía estas necesidades, encauzadas hacia las autoridades competentes a través de CEOS-CEPYME. 

De este modo, pedían medidas urgentes en el ámbito laboral, como  la simplificación y agilización de los procedimientos en los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). «En una situación tan crítica como ésta no se puede esperar cinco días para que conteste la autoridad si es viable o no», concreta Pérez. En segundo lugar, se ha pedido suspender la obligación de pago en las cotizaciones por parte de la empresa y, por parte de la persona trabajadora, que se contemple el desempleo sin exigir periodo de carencia y sin perjuicio del reconocimiento de futuras prestaciones por desempleo.

Además, se solicitaban aplazamientos y fraccionamiento de pagos sin intereses y por plazo suficiente para todos los pagos tributarios en las empresas que hayan sufrido de forma significativa una caída en sus ingresos o un incremento en sus gastos a consecuencia del COVID-19. Y, en especial, para los autónomos, suspensión de cotizaciones sociales, abono de bajas desde el primer día y una prestación por cese a cargo de un fondo extraordinario. Finalmente, los empresarios solicitaron una línea de avales públicos para facilitar el acceso al crédito por parte de las empresas y que las Administraciones Públicas abonen de inmediato a sus proveedores las facturas pendientes y las que reciban.

Las medidas económicas del Gobierno se dieron a conocer al día siguiente, martes. Pero para Pérez son «no medidas y no han estado a la altura. El Real Decreto, que todavía estamos analizando, genera muchas dudas, no hay nada que tranquilice a los que dentro de 15 días van a tener que pagar sueldos y gastos fijos a la par que llevan 15 días sin generar ingresos». Por eso, el presidente de la asociación empresarial se muestra «decepcionado y con más incertidumbre de la que ya genera la propia crisis del coronavirus».

En cualquier caso, Pérez manifiesta optimismo: «Como en las películas, hay héroes y antihéroes. Por lo que conozco, en el sector comercial y empresarial predominan los héroes, saldremos adelante gracias a ellos; remando juntos y en el mismo sentido».

ADRIAN BEROZ. ASOC. POLÍGONO VALLE DEL CINCA

El decreto de estado de emergencia ha ralentizado la actividad del Polígono Industrial Valle del Cinca de Barbastro, en el que la mayoría de las empresas abrieron sus puertas el lunes, y durante los primeros días de la semana continuaron trabajando «con incertidumbre», dado que la mayoría han reducido el ritmo de trabajo «a expensas un poco de ver qué pasa». Así lo reconoce Adrián Beroz, presidente de la Asociación de Empresarios del Polígono Valle del Cinca de Barbastro, que, como buena parte de sus asociados, siguió con gran interés la comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras la reunión del Consejo de Ministros en el que se aprobó un Real Decreto-ley de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19. «Han resuelto algo, aunque no sabemos durante cuánto plazo. Hay mucha incertidumbre entre empresas y trabajadores, que también están a la expectativa», asegura.

A la espera de poder hacer un análisis pormenorizado de los acuerdos aprobados en el Consejo de Ministros, Beroz considera que, «para los autónomos poco y también pocas medidas para las empresas que no pueden cerrar», si bien, en líneas generales, «son medidas buenas, porque a la empresa los ERTES (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo) no le van a costar nada, pero hay muchas otras empresas en el Polígono que están abiertas porque no pueden cerrar, y están dejando de facturar y de vender y, aunque soliciten un ERTE se lo tienen que aceptar». Y es que, «las empresas que estamos obligadas al cierre, todo lo que sea hostelería y alguno más, no tenemos ningún problema: es un ERTE, y sin problemas. Las que no, tendrán que esperar. Aquí hay empresas trabajando, esperando que la situación les obligue a cerrar porque la empresa que cierre por voluntad propia no va a tener ese beneficio. Lo hemos hablado un poco con el resto de empresarios: tienen que seguir con las puertas abiertas y muchos no cierran porque no tienen capacidad para hacerlo, porque si cierran dejan de facturar todo y no tienen ninguna ayuda».

Beroz se mostraba preocupado por esa situación de incertidumbre que están viviendo muchas de las empresas del Polígono. «Ahora todas tienen una línea de trabajo, más o menos similar. Alguna habrá podido coger vacaciones, otros se irán turnando, pero si no hay una obligatoriedad, que debería haberla, de cierre global las empresas tienen que seguir trabajando. Muchas están planteándose los ERTES porque está bajando mucho su volumen de trabajo, ha caído prácticamente en picado, salvo en el sector de la alimentación». Esta situación va a hacer «que muchas se planteen ERTES, pero tiene una serie de plazos que se pueden alargar tranquilamente quince o veinte días, y hay empresas que lo tienen que plantear y mandar a su gente a su casa hasta que lo acepten o no». Sin embargo, insiste, «al no ser una medida global, el que no le han obligado a cerrar sigue trabajando con normalidad porque no les van a dar ninguna ayuda». En esta situación, «muchas empresas están recibiendo críticas porque siguen trabajando con normalidad, aunque intentamos mantener las medidas de seguridad y prevención, aunque resulta complicado».

El presidente de la Asociación de Empresarios del Polígono Valle del Cinca de Barbastro reconoce que «los empresarios no tenemos la capacidad de explicar a los trabajadores porque ni siquiera nosotros lo tenemos claro». Ante esta situación, «está todo muy reciente y hay un poco de revuelo; hay muchos que tienen que plantear un ERTE sin saber si se lo van a aceptar o no». A ello se suma la situación de los autónomos, «de momento no han dado muchas soluciones y también lo van a tener complicado porque van a tener que seguir pagando la cuota».

La epidemia de coronavirus está provocando, además, otra situación: la falta de suministros. «Antes o después, en su día dejaremos de trabajar, no porque queramos sino porque nos falten suministros. No será inmediato, pero igual en una o dos semanas no nos quedará otra que acabar cerrando».

Farmacias de guardia

FG ABRIL 2020

Anuncios clasificados

VENTA/ALQUILER

  • ALQUILO piso con peluquería. 619 223 570.
  • SE ALQUILA piso. 974 40 25 20.
  • BUSCO trastero pequeño para alquilar. Preferiblemente barrio San José. Teléfono: 666 460 925.

VARIOS

  • VENDO huerta de 3.200 m. de superficie, regadío a presión todo el año, placa solar, 75 oliveras arbequinas y caseta. 974 310 143.
  • VENDO dos calderas de gasoil con depósito. Están en buen estado para casa de campo o similar. Muy económicas. Teléfono 651 173 578.
  • GRATIS El Cruzado Aragonés regala a sus suscriptores un anuncio clasificado al año. Máximo 25 palabras. Enviar número de suscriptor, DNI y texto a: .
Barbastro Spain Nublado, 16 °C
Current Conditions
Amanece: 7:31 am   |   Ocaso: 8:32 pm
50%     13.0 km/h     975.000 bar
Forecast
Lun Mínima: 7 °C Máxima: 17 °C
Mar Mínima: 8 °C Máxima: 13 °C
Mié Mínima: 7 °C Máxima: 18 °C
Jue Mínima: 6 °C Máxima: 20 °C
Vie Mínima: 7 °C Máxima: 20 °C
Sáb Mínima: 8 °C Máxima: 17 °C
Dom Mínima: 7 °C Máxima: 17 °C
Lun Mínima: 8 °C Máxima: 17 °C
Mar Mínima: 8 °C Máxima: 17 °C
Mié Mínima: 7 °C Máxima: 18 °C

Descargar número 20-03-20

Pincha en la imágen para descargarte el número del 20 de marzo.