29
Vie, May
1 Nuevos artículos

Grid List

Un total de 302.000 usuarios de la sanidad aragonesa podrán recoger en sus farmacias durante todo el mes de junio cuatro mascarillas
Esta iniciativa se complementará en los próximos días con la distribución de mascarillas también entre las diferentes asociaciones de enfermos crónicos

El Departamento de Sanidad y los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de aragoneses han suscrito un convenio de colaboración para la distribución gratuita de mascarillas higiénicas en los grupos de población más vulnerables, concretamente los mayores de 65 años y las personas con tarjeta sanitaria que estén exentos de aportación farmacéutica. Esta iniciativa se complementará en los próximos días con la distribución de mascarillas también entre las diferentes asociaciones de enfermos crónicos.

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, firmó ayer el convenio con la presidenta del Consejo General de Colegios de Farmaceúticos de Aragón, Raquel García Fuentes. Con esta medida se pretende facilitar a la población más vulnerable el cumplimiento de la orden ministerial que establece que el uso de mascarilla será obligatorio en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros.

Un total de 302.000 usuarios de la sanidad aragonesa podrán beneficiarse de esta iniciativa: 265.000 mayores de 65 años y 37.000 usuarios sin aportación, es decir, las personas que perciben una pensión no contributiva y sus beneficiarios. Estos colectivos podrán retirar de forma gratuita hasta 4 mascarillas higiénicas durante todo el mes de junio, presentando en su oficina de farmacia la tarjeta sanitaria del Sistema de Salud de Aragón. El acuerdo tiene vigencia de un mes, con posibilidad de prórroga.

Las mascarillas se dispensarán sin coste alguno para el paciente. El SALUD financiará el coste de las mismas, previsto en 550.000 euros, mediante su compra directa a los almacenes de distribución, que las repartirán en las farmacias aragonesas.

En esta misma línea, el Departamento de Sanidad ha iniciado una ronda de contactos con las diferentes asociaciones de pacientes crónicos para ofrecerles el apoyo del departamento para suministrarles mascarillas para su distribución entre sus asociados, en un número variable en función de las necesidades de cada colectivo.

Refuerzo de plantillas

Asimismo, en lo que se refiere al refuerzo de plantillas ayer se adjudicaron un total de 38 contratos de 10 especialidades diferentes destinados a los diferentes centros hospitalarios de la comunidad, que se ofertaron fundamentalmente a los profesionales que acaban de terminar su formación MIR.

ESPECIALIDAD

TOTAL CONTRATOS ADJUDICADOS

ANGIOLOGÍA-CIRUGÍA VASCULAR

0

CARDIOLOGÍA

3

CIRUGÍA GENERAL Y APARATO DIGESTIVO

5

CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA

7

CIRUGÍA PLÁSTICA- ESTÉTICA Y REPARADORA

1

CIRUGÍA TORÁCICA

1

MEDICINA INTENSIVA

6

MEDICINA INTERNA

9

ONCOLOGÍA MÉDICA

2

UROLOGÍA

4

 

38

En cuanto a Atención Primaria, la próxima semana se celebrarán sendos actos de adjudicación en medicina de familia (125 plazas, entre las que se incluyen vacantes previas) y en enfermería (106 plazas).

Obligatoriedad de medidas en temporeros

Por otro lado, el Departamento de Sanidad ha dictado una orden, que se publicará en los próximos días en el Boletín Oficial de Aragón (BOA), por la serán de obligado cumplimiento para los empresarios agrícolas y para el personal temporero, en el desarrollo de la campaña de recolección de la fruta de 2020, las medidas contenidas en la Guía para la prevención y control del coronavirus (COVID-19) en las explotaciones agrícolas que vayan a contratar a temporeros, elaborada por la Dirección General de Trabajo del Departamento de Economía, Planificación y Empleo. La guía está disponible aquí.

Asimismo, la orden establece también que los municipios y comarcas, con cargo a sus recursos, podrán habilitar alojamientos alternativos de uso voluntario, a disposición de los empresarios agrícolas y de trabajadores temporales agrarios o transeúntes, para permitir el aislamiento de aquellos trabajadores contagiados o sospechosos, cuando dicho aislamiento no pueda realizarse en su propio domicilio.

22 de los 52 casos de coronavirus en Aragón en las últimas horas corresponden a positivos confirmados por pruebas PCR, lo que implica un incremento diario del 0,4% respecto a la jornada anterior. En total, se han contabilizado los resultados de 849 pruebas PCR y 2.532 tests rápidos. La evolución de la pandemia indica una incidencia de 24,2 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días; la media nacional está en 21,3.

Con estos datos, los casos totales registrados desde que comenzó la epidemia son 7.177, de los que 2.655 han requerido hospitalización (226 UCI); de ellos, 7 en las últimas horas. En cuanto a las altas, han sido 72 desde ayer, lo que hace que ya se hayan recuperado de la enfermedad 3.727 pacientes. No se han registrado fallecimientos en las últimas horas, mientras que los sanitarios afectados han sido 1 más desde ayer, haciendo un total de 930.

En cuanto a la provincia de Huesca, 11 nuevos casos en las últimas horas llevan el registro oficial de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Aragón hasta los 1.115; de ellos han estado hospitalizados 292 (3 más dLA ciesde ayer), mientras que han requerido UCI 41. Los pacientes recuperados ya son 472 (12 en las últimas horas); la cifra de fallecidos se mantiene en 99, encadenando una semana sin nuevos decesos. Un sanitario más engrosa el centenar justo de profesionales afectados por la Covid-19.

Finalmente, repaso a la situación en los hospitales de Huesca. El de Barbastro mantiene los pacientes por coronavirus de ayer en 15 (3 en la UCI); el San Jorge de Huesca, resta 2 y se queda en 8 (4 en la UCI) y la Clínica Santiago sigue con 1.

Continuamos una semana de repunte en cuanto al número de casos nuevos de coronavirus en Aragón. Si el jueves fueron 87 más, el viernes 72 y hoy sábado 110, lo que lleva la cifra global desde que comenzó la epidemia hasta los 7.125. Como dato positivo, el número de positivos confirmados por pruebas PCR han sido 24, por lo que el incremento diario ha sido del 0,4 por ciento, y 86 por tests rápidos. En total, se han realizado en las últimas 3.472 pruebas.

El número de hospitalizaciones ha sido de 11 más que en el anterior registro, por lo que el acumulado es de 2.648, de los que 66 han pasado por una UCI. Las últimas altas han sido 121 (3.655 en total) y un nuevo fallecido incrementa las víctimas mortales por coronavirus hasta los 838. También repunte en el número de sanitarios afectados por la Covid-19, con 16 nuevos casos que hacen un total de 929.

En la provincia de Huesca, 14 casos confirmados (3 han requerido hospitalización) en las últimas horas dejan el global en 1.104 (289 hospitalizados). La cifra de los que han necesitado permanecer en la UCI asciende a 41. Se mantienen también la cifra de fallecidos en 99 (ninguno en las últias horas) y la de sanitarios afectados tambén en 99. Las altas totales son ya 460, con 19 recuperados de la enfermedad en las últimas horas.

Por hospitales en la provincia, el de Barbastro ha sumado 4 nuevos pacientes por coronavirus, con una cifra que regresa a los 15 ingresados (3 en la UCI). Sin embargo, el San Jorge de Huesca tiene un total de 10 ingresados (3 en UCI), lo que supone uno menos que ayer; y la Clínica Santiago sigue atendiendo a 1.

El repunte de nuevos casos confirmados de coronavirus detectado ayer se mantiene hoy. Si ayer eran 87 nuevos casos, hoy son 72 y con ellos, superamos los 7.000 afectados por la Covid-19 en Aragón. En las últimas horas se han contabilizado 2.802 pruebas: 1.615 PCR y 1.187 tests rápidos; de los 72 positivos, 43 han sido confirmados por prueba PCR (0,8% de incremento respecto a la jornada anterior) y 29 por tests rápidos.

Del total de positivos, requirieron hospitalización 12 (1 en UCI), lo que hace un total desde el inicio de la epidemia de 2.637 (266 en la UCI). Las últimas cifras facilitadas por la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Aragón reflejan también un total de 63 altas en las últimas 24 horas y 1 fallecido.

Nuevo brote en Binéfar

En cuanto a la provincia de Huesca, el incremento diario también ha sido considerable; ayer fueron 18 nuevos casos y hoy 29, hasta alcanzar los 1.090. En este aumento ha contribuido un nuevo brote detectado en Binéfar, esta vez en la residencia de mayores María Llevot. Y es que a raíz del ingreso de un positivo en el hospital, se realizaron las preceptivas pruebas PCR, que dieron como resultado que 7 pacientes (de 26) y 3 auxiliares resultaran afectados por la Covid-19. Tal y como informa en un comunicado el Ayuntamiento de Binéfar, los que no han requerido hospitalización han sido trasladados al centro Covid en la provincia, la residencia La Abubilla de Yéqueda.

De los 1.090 totales, han requerido hospitalización un acumulado de 286 pacientes (3 en las últimas horas), de los que 41 han estado en la UCI. 2 han sido las personas que se han recuperado en las últimas horas y las altas totales, 441. Finalmente, no se han producido fallecimientos por coronavirus.

En cuanto a los hospitales, el de Barbastro ha registrado un nuevo ingreso, lo que deja en sus instalaciones a 11 pacientes con coronavirus (3 en la UCI); el San Jorge de Huesca 2 pacientes menos que ayer, quedándose en 11 (4 en la UCI); y la Clínica Santiago ha pasado de 3 a 1 ingresado.

Buenas noticias en el Hospital de Barbastro respecto al coronavirus. Hoy permanecen en sus habitaciones 10 pacientes (4 en UCI), lo que supone 6 menos que ayer. 6 pacientes que han sido de alta, puesto que no se han registrado fallecimientos en la provincia en las últimas horas. En la ciudad de Huesca, sin embargo, han sumado 2 pacientes al que ya había ayer en la Clínica Santiago y se mantienen los 13 (4 en UCI) en el Hospital San Jorge.

Los 6 pacientes que han salido del Hospital de Barbastro están sumados a las 51 altas que se han dado en la provincia de Huesca en las últimas 24 horas. El número de hospitalizados se mantiene estable en los 283 (41 en la UCI), mientras que hoy han repuntado los nuevos casos, que ayer fueron 7 y hoy son 18, dejando el acumulado en 1.061.

En el conjunto de Aragón, tambiñenn ha habido un repunte en el número de nuevos casos, que son 87 más que ayer, detectados entre 2.867 pruebas (1.033 PCR y 1.834 tests rápidos). Las PCR han detectado 17 de esos casos (el incrmento diario ha sido de 0,3 por ciento respecto a la jornada anterior) y los tests rápidos 70. Del total, requirieron hospitalización 11, si bien ninguno en UCI. Los fallecidos en la comunidad autónoma han sido 7, mientras que las altas han ascendido a 159.

En cifras globales, desde el inicio de la epidemia, se han detectado en Aragón 6.943 casos de coronavirus, de los que han sido hospitalizados 2.625 (265 en UCI). Los recuperados de la enfermedad alcanzan los 3.471 y los fallecidos, los 836. Finalmente, los profesionales sanitarios contagiados por coronavirus han sido 904.

La canción "Resistiré" se ha convertido en un himno durante la cuarentena, amado y odiado a partes iguales por la ciudadanía. En la localidad de Fonz, han dado un paso más y un grupo de vecinos ha editado un video con una versión libre del mítico hit del Dúo Dinámico, con letra en foncense, la variedad lingüísitica de aragonés baixoribagorzano.

La idea partía del Ayuntamiento de Fonz y el encargado de la nueva letra ha sido el escritor local Juan Carlos Marco, que es el ganador de la última convocatoria del premio de Novela Curta Ziudá de Balbastro. El músico foncense Raúl García ha realizado el montaje musical y la técnico de Turismo, Mayte Fumaz editó todo el material para obtener el resultado final, que ya acumula cerca de 2.000 visualizaciones en YouTube.

Reproducimos el estribillo, con alusiones a lugares comunes de Fonz, y el vídeo.

“Resistirén más tiesos que una caña,


que los de Fonz mai l’hen teniu respeto al polegón,

y si la cosa se mos chira, poca pena,


si están toz chuntos se acotola
en un istante al sarraixón.

Resistirén, nomás n’hay que está chuntos

y bella vez pegá una sulfatada entre toz.

Be regulá que ya escampan ixas boiras.

Resistirén, resistirén”.

Los trabajadores del Centro de Salud guardaron silencio este jueves en recuerdo de los compañeros fallecidos por el Covid-19. L. Sampedro

Opinión

A lo largo de estas durísimas semanas hemos comprobado la profesionalidad y entrega –en muchos casos hasta la propia vida– de todo el personal sanitario español; pero también se han desvelado las enormes carencias materiales que soportan y la existencia de una organización manifiestamente mejorable.

La estrategia presentada días atrás por el ministro de Sanidad pretende que, además de los hospitales, sean los centros de salud quienes realicen las pruebas PCR u otras técnicas de diagnóstico molecular adecuadas. El plan es razonable, pero siempre y cuando los centros cuenten con los medios adecuados. ¿En qué situación se encuentra el Centro de Barbastro para afrontar esta novedosa y trascendental tarea? Pues nos atrevemos a decir que mal o muy mal.

Una vez más se desvanecieron las promesas del inicio de las obras de ampliación del Centro de Salud de Barbastro en este ejercicio 2020. Lo que antes se había anunciado como uno de los objetivos prioritarios del Gobierno de Aragón parece que dejó de serlo.

Los veintitrés profesionales de este centro acaban de dirigir una carta a diferentes responsables sanitarios en la que dejan clara su preocupación por las carencias que padecen y la urgencia por superarlas. Lo que antes era necesario ahora se ha convertido en imprescindible.

No es momento de reproches ni de alardes, sino de manifestar públicamente la situación extremadamente delicada de nuestro Centro de Salud y de trasladar la firme e irrenunciable exigencia de toda una ciudad para su urgente reforma.

Es posible que esta crisis abra nuevas fuentes de financiación: los anunciados fondos europeos destinados a la inversión en materia sanitaria o la demandada utilización de los remanentes de tesorería. Habrá que explorar cualquier vía para posibilitar este objetivo, y deberá hacerse con ambición y decisión. Toda la ciudad lo respalda y lo exige.

La ejecución de esta obra no solo significará una mejora esencial de las condiciones sanitarias de Barbastro y su comarca, sino que conllevará una dinamización de la economía. En primer lugar, porque incrementará la confianza de los ciudadanos en sus recursos sanitarios. “Para recuperar la economía, tenemos que asegurarnos de que la gente se sienta segura y con confianza”, así lo afirmaba hace pocos días Paul Romer, premio Nobel de Economía 2018. La certeza en la solvencia del sistema sanitario es un requisito ineludible para alcanzar ese convencimiento. Por otro lado, la inyección que supondría una inversión de ese montante en la economía barbastrense podría, sin duda, mitigar el inevitable parón de la actividad.

Atrás quedaron los tiempos en que la lucha por el Hospital Comarcal se convirtió en una demanda de la ciudad entera, sin distinción de condiciones sociales y de colores, en la que los individuos, los colectivos y las instituciones remaron en una sola dirección, cada uno dentro de las responsabilidades que le correspondían, pero todos con la misma convicción y entusiasmo. Es momento de recuperar ese espíritu y de emular uno de aquellos legendarios eslóganes de ACUSO: UN NUEVO CENTRO DE SALUD, ¡YA!

 

Hola. ¿Qué tal? Aquí estamos, vengan días y pasen noches.

Parece que fuera ayer y ya llevamos confinados 6 semanas. Cuánto tiempo para reflexionar, sobre esto, nunca vivido por las generaciones, que ahora convivimos.

Nunca, hasta que nos faltan, valoramos las cosas, y, egoístamente no les damos importancia, hasta el momento que, somos nosotros, los que las sufrimos.

Allá por el mes de enero, cuando las noticias nos decían que, en China, se había desatado una epidemia, aquello quedaba muy lejos; va, será una gripe, más o menos fuerte, sin tomar conciencia, que se nos venía encima volando y, desgraciadamente, la estamos padeciendo y ya no es una epidemia, sino una pandemia.

Seamos obedientes, y conscientes, la mejor vacuna, de momento, es el confinamiento, sobre todo para aquellos que andamos con la juventud acumulada.

Qué triste es oír la estadística del desarrollo pandémico, numero de infectados, número de pacientes en UCI, número de difuntos. Qué pena Señor, y no digamos cuando se recibe una llamada telefónica, y te dicen que ha muerto alguien conocido, familiar o amigo.

Pero cambiemos de tema. Aprovechemos los malos vientos, como los buenos marinos. Cuántas satisfacciones no nos dan los hijos en estos momentos, cuando se desviven por traernos a casa, aquello que los mayores, por el confinamiento, por la alarma sanitaria, no podemos ir a buscar; con cuánto cariño y solicitud nos traen la compra a casa, dejándola en el ascensor y contemplándolos seguidamente, desde la terraza, ventana o balcón, abajo en la calle. Favores continuados, con tanto amor filial que, nunca podremos compensar bastante, a quienes así nos cuidan, nuestros hijos; también, somos sabedores que esta acción, se lleva a cabo por vecinos en algunos casos, en los que los ancianos no tienen familia en la localidad.

Algo de bueno, traerá la situación, al despertar en nuestro interior este movimiento solidario.

 

Sección: MI PEQUEÑA PALABRA

Estamos en el mes de Mayo, siempre florido y mucho este año con tantas lluvias previas, y uno diría que eso del coronavirus ha sido un mal sueño: “que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son”, como concluye Segismundo en su soliloquio, reflexión cumbre del drama español, escrito por Pedro Calderón de la Barca. Pero no. El despertar nos devuelve a la realidad y esa es tozuda y ahí seguimos. Siguen las preguntas, siguen los comentarios, siguen las dudas y los miedos, siguen las esperanzas y sigue el esfuerzo por superar algo que nos puede y a lo que ni siquiera vemos con las posibilidades de nuestra vista. Pero es un virus que puede alcanzar a cualquiera, no hay clases sociales, ni razas, ni culturas, ni religiones, y hace experimentar el sufrimiento y hasta la muerte. Así de duro es el tema. Pero el virus no razona y el hombre, sí. Ha de vencer al fin la razón, seguro.

Y por eso sigue la vida y ha de seguir. Y yo quiero hoy ofrecer mi pequeña palabra al mes de mayo cristiano y a María, la madre de Jesús, el Hijo de Dios. ¡Qué dignidad y grandeza de mujer, ¡Madre de Dios!

Si miramos en el Evangelio qué se dice en él de María, nos sorprenderemos: allí se dicen pocas palabras de ella y muchos silencios. Dice el Evangelio que ella meditaba y guardaba las cosas en su corazón. Llaman la atención los silencios de María. ¿Podría esto indicarnos que en el silencio de las cosas profundamente vividas hay armonía, creatividad y entereza de alma? Necesitamos el silencio para comprender nuestra vida y acercarnos con respeto al alma de los demás. Es, desde el silencio interior, desde donde podemos pensar, comprender, y escuchar a los demás.

 Llevamos muchos días de alguna manera en silencio. Todo esto que está sucediendo nos ha sorprendido a todos y nos va dejando sin palabras. Es muy difícil interpretar lo que en esta pandemia universal vivimos y sufrimos. Necesitamos silenciarnos, pensar y orar. En los momentos difíciles hemos de pedir una luz especial para ver y aprender.

 

Sección: AL LEVANTAR LA VISTA

De esta pandemia salimos…pero salimos todos juntos.

Todos somos necesarios, de una manera especial pienso en los políticos y en los educadores.

Necesitamos políticos que estén dispuestos a posponer sus ideologías de partido y a darse la mano con los adversarios para trabajar unidos por el pueblo sufriente. No necesitamos siglas, necesitamos hombres y mujeres que, con una conducta moral intachable, dejen de criticarse, abandonen las recriminaciones, y se pongan a trabajar juntos. Les hemos votado para construir la concordia, necesitamos que hablen, que dialoguen, que se sienten de tú a tú, que se sonrían, que imaginen el futuro. Necesitamos políticos que sean los profesionales de la palabra, del entendimiento y del acuerdo. Que sean servidores de la unidad y del bien común. Necesitamos, hoy más que nunca, a los políticos.

Y necesitamos a los educadores y enseñantes. Hoy urge una restauración ética de la convivencia. Nuestros niños y jóvenes van a necesitar soportes íntegros que les ayuden a madurar en una sociedad más cambiante que nunca. En todo este tiempo de incertidumbre, los docentes se han convertido en piezas extraordinarias de construcción de sociedad. Necesitamos educadores que, alejados de la cansina diatriba entre pública y concertada…hagan de la Escuela un espacio de cultura, de aprendizaje de la convivencia y el diálogo, de profundización en la interioridad y la justicia…de recuperación social. Necesitamos docentes que sean testigos con su vida de la sociedad justa a la que aspiramos.

Vamos a iniciar un tiempo nuevo. Tiene que ser éste el tiempo de la palabra, del ejercicio y del aprendizaje de la misma. Sólo el uso constructivo de la palabra nos hará ser mejores.

Hagamos nuestro el poema de Blas de Otero:

Si abrí los ojos para ver el rostro
puro y terrible de mi patria.
Si abrí los labios hasta desgarrármelos,
Me queda la palabra.

Políticos, educadores, poetas...todos juntos, construyamos este futuro que ya ha comenzado.

 

Escribí hace unos días sobre el impacto emocional que me producía ver la plaza de San Pedro en Roma vacía cuando el Papa rogaba y bendecía a la humanidad en esta crisis epidémica.

Pero no solo la plaza también los templos, las iglesias, se han quedado vacías. En ellas no hay un alma en el sentido más literal del término.

El coranavirus y quienes lo gestionan han conseguido vaciarlas. El miedo al contagio nos ha encerrado a todos en nuestras casas y las imágenes de desolación en estas festividades de Semana Santa han sido palpables. Ni actos litúrgicos, ni procesiones; NADA.

No ha habido nada. Algo impensable. Las pocas imágenes de televisión nos mostraban unas celebraciones excepcionales, únicas, singulares y tristes que no hubiéramos podido imaginar.

Pienso que la fuerza de la Iglesia siempre ha radicado en sus fieles. Ellos con su fe, con sus obras, con su ejemplo de vida han sido a lo largo de todos los tiempos su mayor valor.

En la primera época del cristianismo, cuando ya había un número considerable de seguidores de la nueva religión y ésta se oficializó, se necesitó un espacio donde poder reunirse y realizar las ceremonias litúrgicas. Por ello en el arte que denominamos paleocristiano, no se optó por el modelo de templo romano porque éstos eran pequeños pues su religión no prescribía reuniones de la asamblea de fieles.

En su lugar se eligió otro edificio de la arquitectura romana como la basílica en la que la capacidad era mucho más grande. En ella si que cabía el número cada vez mayor de personas que profesaban la religión cristiana.

Por ello se han construido a lo largo de la historia templos cristianos en los más variados estilos y tamaños. Pero siempre con una finalidad clara: albergar a toda la asamblea cristiana.

No se construyeron estos edificios por toda la cristiandad para no usarlos, para que estuvieran sin gente. Desde el templo más grande como San Pedro a la última y remota ermita en ellos siempre se han juntado los fieles para rezar.

Siempre se ha contado que después del terror al fin del mundo que se auguraba para el año 1000, la Europa de entonces se llenó de templos para agradecer a Dios que el mundo continuara. Los recursos de aquella sociedad se destinaron a construir iglesias como testimonio de fe de aquellas gentes.

Y hoy, ¿qué hacemos? Hoy las dejamos solas.

Siempre he pensado que una construcción destinada a albergar a mucha gente, cuando por la noche se cierra y no hay nadie, impresiona y resulta sobrecogedora. Por eso me encoge el alma ver las iglesias cerradas y que no se pueda entrar en ellas.

Pero igual que salimos para comprar alimentos que nutran nuestro cuerpo, ¿por qué no podemos alimentar también nuestra alma? Quizá sea que en una sociedad desacralizada como la que algunos propugnan, eso no lo consideren necesario.

Quisiera desear, como todos, que esto acabe pronto, pero que igual que en el año 1000 la cristiandad se llenó de iglesias, nosotros ahora las volvamos a llenar. Por dentro.

 

Sección: CUATRO MANOS

Voy a anotar, entre los daños colaterales del confinamiento que venimos sufriendo, el haber visto el capítulo del programa “El Paisano”, emitido por la uno de Televisión Española hace dos o tres semanas. Como se trataba de mi pueblo, que es Aínsa, familiares y amigos me animaron a verlo, insistiendo, como argumento convincente, en que se iba a emitir en la franja horaria de máxima audiencia, por lo que no me lo podía perder. Y no me lo perdí, pero perdí el tiempo.

Todavía no sé cuál es el propósito de dicho programa. Pero, si pretende mostrar cómo son nuestros pueblos, mucho me temo que esté errando el blanco, porque no acierta a dar una idea cabal ni del país, ni del paisaje, ni de su paisanaje. Cada pueblo forma parte de un país, que tiene su historia. En el caso que nos ocupa, una historia larga y rica, como es la del reino de Sobrarbe, cuyos orígenes son recreados cada dos años en una magnífica puesta en escena, a la que contribuye el paisaje y el paisanaje de este lugar, que ha trabajado con seriedad en rehabilitar los vestigios históricos de un pueblo singular. Ni por asomo apareció un mínimo atisbo del país que “el paisano” visitaba.

El paisaje, es verdad, fue lo mejor del programa, aunque esto no es mérito del realizador, sino del lugar donde este pueblo se asienta, que tiene la majestuosidad y hermosura que el Creador le regaló. Y es lástima que no diera más juego a un paisaje, tanto natural como urbano, que ofrece interminables perspectivas. Lamentablemente, se contentó con reiterar vistas y enfoques visionados desde los primeros minutos, sin ninguna preocupación por situarlos en su contexto geográfico e histórico.

Y el paisanaje tampoco era representativo del vecindario que he conocido en mi pueblo. Dejando al margen alguna que otra inexactitud, al paisanaje se le asignó el papel de “la claque” o “la clá”, en lenguaje castizo, que no es otro, según el Diccionario de la Real Academia, que el de “un grupo de personas que asisten a un espectáculo con el fin de aplaudir en momentos señalados”. Si no fuera por el respeto que me merecen las gentes de mi pueblo, al autor de aquellos momentos de jolgorio con que salpicó el programa cabría aplicarle la conclusión de la fábula de Tomás de Iriarte: “Guarde para su regalo / esta sentencia un autor: / si el sabio no aprueba, malo; / si el necio aplaude, peor”, aunque la responsabilidad es del autor por asignar a la gente ese papel. ¡Lástima de programa y de ocasión fallidos!

 

Farmacias de guardia mayo

FG MINI MAYO 20

ANUNCIO la buena compania

ANUNCIO luis escartin fisioterapia barbastro

ANUNCIO SER clinica oftalmologica chacon

Anuncios clasificados

VENTA/ALQUILER

  • BUSCO terreno o huerta para comprar en los alrededores de Barbastro. Teléfono: 626 713 538.
  • ALQUILO piso con peluquería. 619 223 570.
  • SE ALQUILA piso. 974 40 25 20.
  • BUSCO trastero pequeño para alquilar. Preferiblemente barrio San José. Teléfono: 666 460 925.

VARIOS

  • VENDO huerta de 3.200 m. de superficie, regadío a presión todo el año, placa solar, 75 oliveras arbequinas y caseta. 974 310 143.
  • VENDO dos calderas de gasoil con depósito. Están en buen estado para casa de campo o similar. Muy económicas. Teléfono 651 173 578.
  • GRATIS El Cruzado Aragonés regala a sus suscriptores un anuncio clasificado al año. Máximo 25 palabras. Enviar número de suscriptor, DNI y texto a: administracion@elcruzado.es