Las diez claves del nuevo proyecto

Puedes leer nuestro decálogo que es una declaración de intenciones

  1. Somos una plataforma cristiana de comunicación y encuentro para ayudar a cambiar la sociedad. Propiedad de la Diócesis de Barbastro-Monzón y con una trayectoria que se remonta hasta el año 1903, El Cruzado Aragonés quiere ser mucho más que un semanario impreso o un medio de información: aspira a conformar una plataforma de comunicación y encuentro para ayudar a cambiar la sociedad.
  2. Pero no una plataforma sólo para consumo interno de la Iglesia o de los ‘convencidos’. Ni doctrinarios ni excluyentes: somos evangélicos. El Cruzado Aragonés se va a dirigir a toda la sociedad: va a salir al encuentro de todos allí donde estén. En este sentido, es un proyecto verdaderamente evangélico, nada doctrinario ni excluyente, un “atrio de los gentiles” que derriba muros y tiende puentes. 
  3. Queremos ganar espacios, estar presentes, tener relevancia. No pasar desapercibidos. Levantaremos la mano, alzaremos la voz. El Cruzado Aragonés quiere abrazar nuevos públicos, sin descuidar a los actuales. Su objetivo fundamental es ganar espacios, estar presente, tener relevancia. Levantará la mano, alzará la voz, pondrá el dedo en la llaga y —como Jesús de Nazaret, su modelo— no pasará desapercibido. 
  4. Pero no para instalarnos en la denuncia sino para contribuir proactivamente al desarrollo del Alto Aragón. Somos sus servidores. El Cruzado Aragonés está comprometido con la realidad. Quiere ser importante en su área de distribución e influencia, pero, sobre todo, contribuir a su desarrollo. No se limitará, pues, a informar notarialmente de lo que ocurre sino que adoptará una posición proactiva: sufrirá con los que sufren, trabajará con los que trabajan, se interesará por todo y hablará con todos… El Cruzado Aragonés quiere convertirse, todavía más, en un servidor.
  5. Lo importante no es informar de todo sino hacer nuestras las principales causas de la sociedad. El Cruzado Aragonés no aspira a ser un medio exhaustivo en lo que a amplitud de cobertura se refiere, sino que va a focalizarse en los asuntos que más interesan, preocupan o ilusionan a la comunidad a la que sirve. Hará suyas las causas de la sociedad y, desde su perspectiva evangélica, apostará por ellas.
  6. Igualdad, sostenibilidad, emprendimiento, investigación, tecnología, familia, educación, jóvenes, justicia, marginados, débiles… Éstas son nuestras banderas informativas. El Cruzado Aragonés mostrará una especialísima sensibilidad y preferencia por la justicia y los desfavorecidos, la igualdad, la sostenibilidad, el desarrollo y el emprendimiento, la educación, la investigación, la tecnología, los jóvenes, la familia… Estas van a ser algunas de sus banderas informativas, el germen de sus convocatorias.
  7. Apostamos por un periodismo humano y de soluciones que se proyecta a otros ámbitos y que busca generar cambios. El Cruzado Aragonés optará por un periodismo humano y de soluciones que, además, se proyectará también en otros escenarios no estrictamente periodísticos. A El Cruzado Aragonés la realidad no le es indiferente y, con su intervención, busca generar cambios.
  8. Ya no somos sólo un semanario impreso sino que nos transformamos en un proyecto multiplataforma con tres canales. El Cruzado Aragonés va a ser un moderno proyecto multiplataforma y omnicanal. Se configurará en torno a tres canales principales: va a disponer, como hasta la fecha, de un semanario impreso que le aporta un valor diferencial en el actual mercado de medios, pero también de plataformas digitales (sitio web/redes sociales) y de una decidida estrategia de eventos.
  9. Queremos crear una comunidad de socios y simpatizantes más allá del perfil tradicional del suscriptor. El Cruzado Aragonés aspira a crear una comunidad activa, participativa, inconformista. Crítica. Con valores e ideales convergentes mucho más allá de las ideologías políticas. Con verdaderas ganas de construir un mundo más justo.
  10. Aspiramos a abrirnos desde Barbastro a las otras comarcas altoaragonesas y que también en ellas nos sientan suyos. El Cruzado Aragonés se va a dirigir a todas las comarcas altoaragonesas de la Diócesis de Barbastro-Monzón: Barbastro (Somontano), Aínsa (Sobrarbe), Graus (Ribagorza), Monzón (Cinca Medio), Fraga (Bajo Cinca) y Binéfar (La Litera).