02
Mar, Jun
0 Nuevos artículos

Covid19: algunas reflexiones

Opinión
Tipografía
  • Muy pequeña Pequeña Media Grande Muy Grande
  • Por defecto Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Ángeles Juarranz. Catedrática de Biología Celular Universidad Autonóma de Madrid

No soy viróloga, me dedico al estudio de la célula, a su funcionamiento y a las situaciones que la convierten en patológica, como es el cáncer. Sin embargo, mi preocupación por el Covid19, como la de todos los investigadores nacionales e internacionales, es máxima.

Centrándonos en España, estamos viviendo una situación terrible y, lamentablemente, los datos indican que lo peor aún está por llegar; más casos infectados, más fallecimientos, y a ello habrá que añadir las tremendas repercusiones económicas que impactarán sobre las familias.

¿Esta situación podría haber sido, si no prevista, si paliada por los distintos gobiernos e instituciones internacionales? ¿Se están tomando las medidas adecuadas y en los tiempos adecuados? Seguramente estas y otras preguntas similares nos las estamos planteando dentro de los diferentes foros en los que participamos, en este confinamiento obligado, pero necesario, que estamos cumpliendo.

En las últimas dos décadas han emergido algunos virus altamente patógenos, como el virus de la gripe aviar, que apareció en Hong Kong en 1997 (cepa H5N1), el coronavirus SARS (síndrome severo respiratorio grave) en 2002, o el MERS (síndrome respiratorio de oriente medio) en Arabia Saudita en 2012. Estos parecían ser la antesala de lo que estamos viviendo en este momento; un aviso no interpretado como tal por nuestros gobernantes, pero sí por epidemiólogos de prestigio, o el propio Bill Gates, que llevaban tiempo señalando el elevado riesgo de pandemia global.

Los científicos hemos puesto sobre la mesa de forma reiterada la falta de presupuesto dedicado a la investigación. Ha sido una lucha estéril. Mientras los diferentes gobiernos dedican una parte importante de sus presupuestos a gastos bélicos, y famosos deportistas ingresan verdaderas fortunas, la importancia de la investigación no ha sido convenientemente considerada. Los investigadores han sido minusvalorados; precariedad en los puestos de trabajo, exiguos salarios y escasa financiación para los laboratorios. Y esto ha contribuido a lo que estamos viviendo.

Asimismo, desde el momento de los primeros diagnosticados en China de Covid19 y la constatación de su alta tasa de transmisión, el pasado enero, el resto de los países deberían haber activado protocolos drásticos de contención, al margen de las cuestiones políticas o económicas. Mas aún en el caso de España, viendo ya la alarmante evolución de la enfermedad en Italia, nuestro país vecino y país espejo sin duda. Pero las cosas no se han hecho como es debido; una clara falta de prevención y decisión, a mi juicio, ha motivado una respuesta tardía al desarrollo de la enfermedad.

Estoy segura de que si se hubieran interpretado los avisos previos adecuadamente y se hubiera invertido mucho mas en investigación en estás últimas décadas, seguramente habríamos afrontado esta situación en mejores condiciones o al menos el impacto de la misma no habría sido tan tremenda. Además, no veríamos sufrir a nuestros sanitarios como lo están haciendo exponiéndose con recursos precarios y trabajando hasta la extenuación.

Solo me queda esperar que esta situación marcará un antes y después en nuestras vidas y seremos mucho mas conscientes de la importancia de adelantarnos a estas situaciones de pandemia, con herramientas tan preciadas como son la investigación y la prevención. ¡Ojalá no me equivoque!

 

* Escrito el 20 de marzo de 2020