Quiénes somos

Los suscriptores, fieles valedores de ‘El Cruzado’

Abiego, Alberuela de Laliena, Bielsa, Graus… El Cruzado tiene suscriptores en numerosos municipios de la provincia y ahora cuentan cuál es su vinculación con el semanario tras muchos años ligado a él

Adrián Mora 22/06/2021
El Cruzado presenta su nuevo proyecto con suscriptores
El Cruzado presentó su nuevo proyecto, junto a sus suscriptores, el pasado mes de abril

El Cruzado Aragonés tiene en sus suscriptores su razón de ser. Los lectores que reciben cada viernes en sus casas el semanario son los que le dan sentido desde 1903. En esta primera entrega conociendo a nuestros valedores, varios de ellos cuentan cuál es su vinculación con El Cruzado, qué le atrae del periódico y qué le diferencia del resto.

“En mi casa siempre lo he visto”, asegura Laura Cebollero, que vive en Alberuela de Laliena, un pequeño municipio del Somontano con algo más de 60 habitantes. Es suscriptora desde hace muchos años. La herencia la cogió de su padre, que desde que falleció, lo siguen manteniendo pues “siempre lo hemos tenido como punto de referencia y somos clientes fieles”. Para Cebollero, El Cruzado es “totalmente diferente al resto” y destaca que la información local es la que realmente está “a cuatro pasos de ti”.

Del Somontano nos trasladamos a la Ribagorza. Aurora Blanco tiene una casa en Graus, donde recibe El Cruzado. Lleva más de 20 años como suscriptora del semanario y antes ya lo fue su padre, “con lo cual, 40 años seguro”. En las líneas de las cartas y los artículos de opinión encuentra el gran valor, y reconoce que existen “algunos artículos muy buenos”. También se decanta en favor de los editoriales y de las noticias propias de Barbastro. Otro de los factores que subraya es la cercanía, pues es un periódico muy “próximo a nosotros” con noticias relacionadas con el entorno en el que viven.

La sobrina de Rafael Conte descuelga el teléfono desde Abiego, un pueblo de algo más de 250 habitantes que se asienta junto al río Alcanadre. Ella nos cuenta que su suscripción se remonta a hace 10 años y destaca la veracidad propia de un medio local. “Te da más confianza y es más cercano”, asegura haciendo hincapié en que El Cruzado es “diferente”. Ella se posiciona, sobre todo, en el lado de los artículos de historia, “esos son los que más me gustan”.

Javier Cosculluela reside en Bielsa y allí recibe cada semana su periódico desde hace ya algunos años. En su día, hace ya algún tiempo, suscribió a un familiar que vivía en Francia y de ahí heredó la tradición de recibir El Cruzado en su casa. “Me gusta leer cosas porque viví en Barbastro durante 20 años”, relata. Ahora, y desde hace 35 años, vive a 90 kilómetros de la ciudad del Vero: en Bielsa. Cosculluela siempre lanza la mirada en primer lugar a las esquelas, para enterarse de “quién ha fallecido” y así ponerse “en contacto con algún familiar conocido”. Para él es justo y necesario “apoyar a la prensa local”, pues estamos hablando de la “más cercana”. Por eso sigue cada año leyendo las páginas de El Cruzado.