Extra

La fábula detrás de los ‘Títeres en cuarentena’

Paco Paricio, de los Titiriteros de Binéfar, asimila la experiencia virtual de las actuaciones que interpretaron durante el confinamiento

Pablo Alvira Fuertes 09/08/2021
Paco Paricio y Pilar Amorós de los Titiriteros de Binéfar
Paco Paricio y Pilar Amorós antes de una función

Entre la cantidad de ofertas de entretenimiento por streaming que hubo durante el confinamiento domiciliario, los Titiriteros de Binéfar tuvieron la más original. Los ‘Títeres en cuarentena’ cumplieron alrededor de 40 funciones, desde el 13 de marzo hasta el 25 de abril. El cierre del peculiar telón coincide con el día en el que los más pequeños pudieron salir a dar paseos.

Paco Paricio, fundador del grupo junto a Pilar Amorós, asegura que de esta experiencia se lleva el cariño de los niños, quienes siguen interesados en lo que hay detrás de una fábula contada por títeres. Ha asimilado que la vida puede cambiar de repente, pregúntenselo a él, iba a jubilarse en abril del año pasado y sigue al pie del cañón. 

Actuar sin público

Aunque al principio tuvieron «algún problema técnico», el público respondió desde la primera actuación. Alrededor de 1.000 personas les veían en directo a través de Facebook aunque en diferido por YouTube superan las 45.000 visualizaciones. El récord de audiencia lo tiene el vídeo donde anunciaron la iniciativa, que casi llega al millón de visitas .

Es muy complicado actuar sin tener público con el que interaccionar o que te aplauda. Sin embargo, Paricio apunta a tres claves el éxito que tuvieron los ‘Títeres en cuarentena’: «Lo hacíamos a una hora poco común en los artistas, que suelen actuar por la tarde-noche. Pero nosotros lo hicimos a las 10 de la mañana porque sabíamos que iba a ser una hora crítica para los niños y padres. Fue un espectáculo artístico con su parte lúdica». 

Si quieres leer el reportaje completo sobre los Titiriteros de Binéfar, puedes encontrarlo en nuestro Extra de Fiestas 2021, disponible en las librerías de Barbastro: Librería Castillón, Librería Moisés, Librería Ibor, Librería Rayuela y en el Estanco de la calle Saint Gaudens.