Quiénes somos

José María Albalad: “Nuestro reto es contribuir al desarrollo del Alto Aragón”

El director del proyecto de reforma de EL CRUZADO ARAGONÉS, José María Albalad, comparte las claves de un modelo multiplataforma puntero que la Diócesis de Barbastro-Monzón lanzará el próximo mes de septiembre. 

Redacción 03/04/2021
Jose María Albalad

“En este momento de incertidumbre que ha generado la pandemia, EL CRUZADO reafirma su voluntad de servicio a las gentes del Alto Aragón”, asegura con responsabilidad e ilusión José María Albalad, convencido de que “los atributos indisociables a su marca —credibilidad, rigor, calidad— son hoy especialmente necesarios, entre tanto ruido, desinformación y fake news”.

EL CRUZADO ARAGONÉS ha editado más de 5.000 números en sus 118 años de vida. ¿Qué busca en este momento de la historia?
Desde su fundación en el año 1903, EL CRUZADO ARAGONÉS ha tomado el pulso diario de la vida del Somontano y del Alto Aragón. El camino, como refleja la hemeroteca, no ha estado exento de obstáculos, pero el periódico ha sabido sortearlos adaptándose a las exigencias de cada época con el apoyo decisivo de suscriptores y anunciantes. Para seguir ofreciendo un proyecto periodístico solvente en este momento de la historia, EL CRUZADO ARAGONÉS necesita adaptarse a las exigencias del ecosistema informativo actual. 

¿Qué implica esa adaptación?
Queremos partir del valor y la solvencia de la marca para que ésta —EL CRUZADO ARAGONÉS— ofrezca el mejor servicio posible utilizando los distintos canales, formatos y herramientas disponibles. Estamos, pues, ante un moderno proyecto multiplataforma que quiere llegar a mayores y jóvenes, a particulares y sociedades, a empresas y administraciones públicas, a todos, con una máxima común: «construir sociedad».

¿Pero no es un medio de la Diócesis?
EL CRUZADO es un medio de la Diócesis de Barbastro-Monzón abierto a toda la sociedad de las comarcas de su área de influencia. Es decir, no es un medio sobre la Diócesis, sino que parte de los presupuestos de la Diócesis (una concepción cristiana del mundo) para informar y, sobre todo, convocar, dialogar, analizar… En definitiva, para contribuir al bien común. 

¿Qué implica la nueva apuesta?
La nueva propuesta implica una diversificación de EL CRUZADOque pasará de ser un producto impreso a un medio multiplataforma orientado a las demandas actuales del mercado y de la sociedad. Para esta nueva etapa, dispondrá principalmente de tres canales: semanario en papel, plataformas digitales y eventos. Todos ellos estarán interrelacionados, con una misión claramente definida. 

¿No es suficiente el semanario impreso? Pocos medios pueden editar hoy un periódico en papel cada semana…
EL CRUZADO ARAGONÉS mantendrá la edición en papel, su buque insignia, con la misma periodicidad pero con otro concepto, alineado a la nueva estrategia. Hoy por hoy, un medio tradicional no es suficiente para llevar a la práctica la propuesta de valor de EL CRUZADO. No se trata solo de mejorar el semanario impreso, que también, sino de una operación mucho más amplia, ambiciosa y transversal que incluye, por supuesto, las plataformas digitales (sitio web, redes sociales, pódcast, vídeo) y una estrategia de eventos sociales y culturales aglutinadores de la ciudadanía.

¿El papel seguirá teniendo, pues, un peso importante?
El soporte analógico, unido a los otros dos canales, permitirá al medio convertirse en punto de referencia en la industria mediática contemporánea, con un músculo informativo y una visibilidad a la altura de su marca. El nuevo planteamiento no va a mermar la oferta, sino que la va a completar y enriquecer.

¿Cómo se van a integrar esos tres canales?
El semanario impreso, a partir del próximo mes de septiembre, se concebirá como un canal complementario al digital. Por su naturaleza, la edición electrónica sí atenderá puntualmente la actualidad de registro. El semanario, en cambio, no estará obsesionado con cubrirlo todo ni con informar de todo. Salvo lógicas excepciones, renunciará voluntariamente a lo que todo el mundo ya ha leído en otras plataformas y también, por tanto, a la última hora. Su misión y su punto de vista son otros muy diferentes.

¿De qué forma cambiará la impronta del semanario?
Proponemos convertir el semanario impreso en un canal de grandes apuestas, cuasi-monográfico, con un rediseño que no pasará desapercibido. Su misión es escuchar, atender, analizar, desarrollar, proponer, en resumen, abordar las grandes cuestiones que interesan a Barbastro y a las comarcas circundantes. El semanario será así un medio de causas, cercano a una actualidad entendida como “lo que vivimos”, un presente continuo y una temática de alcance cuyo interés no decae de una semana a otra. Es decir, tocará la actualidad entendida de una manera más profunda y duradera.

¿Puede adelantar algo sobre las plataformas digitales?
Un medio del siglo XXI no puede vivir al margen de las plataformas digitales, donde circula la información y se asientan comunidades de lectores/usuarios cada vez más habituadas al consumo de ediciones en línea. No se trata de renunciar al papel. Más bien, el reto es pensar en el valor de la marca periodística, para que esta ofrezca el mejor servicio posible utilizando —con criterio y estrategia, como decía anteriormente— los distintos canales disponibles. 

¿La página web y las redes sociales se centrarán en la última hora?
Las plataformas digitales, por su naturaleza, deben atender preferentemente la actualidad: recoger la información que, a partir de septiembre y según el modelo descrito, el semanario impreso ya no atenderá, o al menos no de manera prioritaria. También, muchas de sus columnas seriadas. El canal digital, por tanto, va a permitir a EL CRUZADO ARAGONÉS atender la onda corta, a la vez que atiende la onda larga a través del semanario impreso y la estrategia de eventos. Ello exige una actualización de contenidos diaria en la web, no semanal. 

¿Y el canal de eventos?
El nuevo proyecto prevé una ambiciosa y dinámica estrategia de eventos cuyo objetivo es ‘sacar’ a la calle lo que se publica en las plataformas digitales e impresa de EL CRUZADOEl objetivo es ser relevante y tener presencia pública, congregando a sectores de la sociedad para el análisis, debate y propuestas de solución a las distintas cuestiones abordadas periodísticamente. En este sentido, EL CRUZADO ARAGONÉS quiere constituirse en punto de encuentro de visiones diferentes, en vehículo facilitador de la escucha y del diálogo, en catalizador de iniciativas.

¿Cómo puede materializarse esta apuesta?
Hay un abanico amplio de posibilidades: mesas de diálogo, ponencias, coloquios, cinefórums, conciertos, exposiciones artísticas, excursiones, visitas, talleres, actividades específicas para niños y familias… Lo más sencillo es organizar una charla, pero la propuesta del canal ‘Eventos’ de EL CRUZADO va más allá: pretende involucrar a la sociedad —a toda la sociedad— en el conocimiento de los temas, en su abordaje y en su sensibilización desde el convencimiento de que eso facilitará después el diálogo entre posiciones diferentes y, al final, el consenso a la hora de proponer soluciones de mejora, si es que se necesitan.

No parece sencillo…
Ciertamente, una estrategia como esta precisa de aliados de los sectores público y privado que deberán buscarse de aquí en adelante, en función de las cuestiones abordadas, o de una manera más estable si se negocian acuerdos a más largo plazo. Necesitamos nuevos patrocinadores y alianzas, que sin duda permitirán a EL CRUZADO ARAGONÉS cumplir su misión en este momento de la historia. Cabe destacar que el canal de eventos no funcionará por libre, sino en estricta coordinación con la parte editorial. Los eventos serán parte del contenido del medio. 

¿Dónde ‘sonará’ EL CRUZADO a partir de su relanzamiento?
EL CRUZADO ARAGONÉS, como recoge el decálogo concebido a modo de declaración de intenciones, se va a dirigir a todas las comarcas altoaragonesas de la Diócesis de Barbastro-Monzón: Barbastro (Somontano), Aínsa (Sobrarbe), Graus (Ribagorza), Monzón (Cinca Medio), Fraga (Bajo Cinca) y Binéfar (La Litera). Pretender ser así un verdadero articulador social de la zona. Un agente de encuentro, reflexión y cambio. Moderno. Prospectivo. Integrador. No excluyente. Y, claro, multiplataforma.

¿Va a dificultar la pandemia el desarrollo del nuevo proyecto?
La Covid-19 ha traído, sin duda, mucho dolor y sufrimiento. Pero, por eso mismo, pensamos que el nuevo proyecto llega en un momento inmejorable, para iluminar un contexto ensombrecido, necesitado de respuestas y, también, lleno de oportunidades. ¿Cómo será el mundo pospandemia? En este momento de incertidumbre, EL CRUZADO ARAGONÉS reafirma su voluntad de servicio a las gentes del Alto Aragón, partiendo de los valores del humanismo cristiano y de unos atributos indisociables a su marca —credibilidad, rigor, calidad— que son hoy especialmente necesarios entre tanto ruido, desinformación y fake news.