El proyecto

‘Hacemos publicidad interactiva a través de retos; un punto de encuentro entre marca y usuario’

Ruth Zamora 14/05/2021
Alberto Oliván y Juan Turmo
Alberto Oliván y Juan Turmo, ejemplo de emprendimiento joven.

Juan Turmo es un joven barbastrense que, junto con su socio Alberto Oliván, fundaron la empresa Hunteet. Estos emprendedores llevan varios años proponiendo una nueva forma de hacer publicidad interactiva, con las redes sociales como medio.

¿Qué es Hunteet?

Hunteet es una agencia de publicidad, un poco canalla, que tenemos una aplicación del mismo nombre donde se proponen retos que se cumplen con fotos y con los que puedes ganar premios, generalmente patrocinados por una marca. Intentamos llevar a las empresas al nivel de los usuarios para hablarle en su lenguaje. También hay ligas, con varios retos ligados, que vas sumando puntos, se genera un ranquin y el que queda primero gana un premio mayor. Hemos dado desde viajes, televisiones, Iphones, patinetes…

Así que, a través de un reto, hacemos publicidad, pero no intrusiva, es una publicidad interactiva, en la que somos el punto de encuentro entre la marca y el usuario para poder hablar en el mismo idioma y poder transmitir ese mensaje, ese servicio, ese producto al cliente final o usuario de nuestra aplicación.

¿Está dirigido, pues, a una franja de edad concreta?

– El objetivo estaría entre los 16 y 35 años, pero cualquiera puede participar en los retos, no es imprescindible tener esa edad. Lo que quisimos fue huir del sedentarismo de las redes sociales. En Facebook, en Instagram, el usuario va viendo lo que hay, a veces sube algo… Pero propusimos que se levanten del sofá, que hagan cosas, que se diviertan y disfruten y que, además, si toca el premio, si es el mejor que elige el patrocinador, que complete la experiencia con la marca, para que no solo haya disfrutado sino que, además, acabe siendo evangelizador de la marca.

¿Su objetivo es producir ventas o hacer marca ?

– Ambas. Suele ser el cliente el que nos solicita el servicio y nos dice si queremos vender un tipo de producto o hacer marca. Por ejemplo, hemos trabajado con Mann Filter cinco años haciendo marca, pues quería volcarse en el baloncesto femenino y durante varios años hemos planteado retos con esta temática.

Además, como he dicho, Hunteet no es sólo una aplicación, es una agencia de publicidad. La aplicación es lo nos diferencia, pero hay varias capas que conforman la empresa, que es Hunteet Creativos. Somos creativos y conforme nosotros apostábamos por la aplicación, los clientes también nos pedían más servicios, como mejorar la web o el acompañamiento digital (redes sociales, estrategia de marketing, mantenimiento y desarrollo web, diseño, cartelería… Todo lo que haga falta a una empresa a nivel digital, somos capaces de prestar el servicio o proveerlo.

Y la tercera pata: Hunteet es hunter, de cazador en inglés y street, calle; cazador de la calle, cazador urbano; para nosotros cazador de retos. Ve a la calle, levántate del sofá, practica, haz cosas, pero sobre todo, disfruta.

Además, en su día nos dimos cuenta de que Hunteet no se entendía, era difícil de comunicar y nos proveímos de altavoces, para poder comunicar lo que queríamos contar a las empresas y que nos conocieran. Para ello nos asociamos y contratamos páginas de influencia, o incluso influencers, para que se hicieran eco de nuestra empresa, y para captar usuarios. Llegó un punto que tenemos una relación muy afín con estas páginas y resulta que muchas de ellas no saben o no tienen muy claro cómo monetizar esa masa crítica que tienen de usuarios y seguidores en redes sociales. Así que, a través de nosotros, pueden canalizar y monetizar su influencia en redes sociales. No somos una agencia de influencers, pero de alguna forma se puede entender como tal.

Y la idea surgió cuando aún eran estudiantes.

– El germen surge en el ‘Brains laboratory by Nokia’, un concurso que ganamos en su cuarta edición, en el que se presentan más de 140 proyectos, con más de 500 personas. Se pedía plantear una idea de negocio que tuviera que ver con las nuevas tecnologías y que fuera rompedora. De siete ediciones que hubo, de todos los proyectos ganadores, somos el único que se ha llevado a cabo y que todavía vive. Así, comenzamos en un espacio cedido en la universidad, planteado para talleres; la sensación era de seguir siendo universitarios en clase.De ahí saltamos a Zaragoza Activa, un vivero de empresas en el que ya estamos en un ecosistema empresarial, conviviendo con empresas, oenegés, ayuntamientos. Ahí crecimos y nos trasladamos al Coso [Zaragoza], donde ahora ocupamos la segunda sede, con la oficina más grande, más gente y con clientes más grandes. Hemos trabajado con clientes del orden del Real Zaragoza, Ayuntamiento de Zaragoza, Gobierno de Aragón, Turismo de Aragón, Universidad de Zaragoza… Sí es verdad que somos muy locales, estamos muy arraigados en Aragón.

Habla de grandes empresas. ¿Es accesible este tipo de publicidad para pequeñas y medianas empresas?

– Sí, se adapta a todo tipo de empresas. De hecho, hemos trabajado con oenegés, proponiendo retos solidarios, en los que una empresa donaba una cantidad por cada foto subida; o con instituciones para hacer campañas de concienciación sobre temas como el botellón o las drogas.

Cómo os ha afectado la pandemia.

– Nos hemos reinventado; y hemos sobrevivido, que es lo importante. 2020 ha sido complicado para todos, y más de cara a patrocinios, a retos. Nos hemos reconvertido e incluso llegamos a lanzar la liga de los retos durante el confinamiento: qué has guardado en la despensa por lo pueda pasar, que libro lees, cómo haces ejercicio en casa…