Quienes nos venden remedios para todos los males piensan que, cuando sus pócimas no causan daño, el público debería alegrarse y no exigir que sirvan de algo.


adulador


A nuestro vendedor ambulante (que por supuesto no era el charlatán de Esplús), las cosas le iban de mal en peor. Cada día eran más los clientes que protestaban descontentos y le increpaban.

Convencido de las virtudes de su pócima, decidió aumentar la concentración sacrificando parte de los ya escasos beneficios. Le quedaban 200 litros al 4 por ciento.

¿Cuántos litros de producto químico tuvo que añadir para obtener una concentración del 6 %?


Solución



Joomla SEO powered by JoomSEF