Banner

Opinión Editorial Queridos Reyes Magos

5 de enero de 2011

Este año, además de algo triste, estoy hecho un lío: para empezar, no sé si poner vuestro nombre en la carta con mayúsculas o minúsculas. Para colmo mis amigos me dicen que en vuestros camellos tenéis conexión wifi, que os mande un e-mail, o que me comunique con vosotros a través de una red social. Para resolver lo primero os pido, y será lo único para mí, una nueva Gramática. En cuanto a lo segundo, seguiré como siempre con pluma y papel, echando mi carta debidamente franqueada al buzón, no vaya a ser que por las ondas mis peticiones no lleguen a ninguna parte.
Como solo venís una vez al año, necesito poneros al día en algunas cosas (así las llamo yo eufemísticamente, algunos inquietos las llaman  obscenidades). Al grito de ¡pensiones máximas para nosotros y pensiones mínimas para los demás!, después de haber congelado nuestras pensiones para este año, nuestros diputados y senadores con una rara unanimidad que no consiguen alcanzar en otros temas han convenido sus pensiones. Con once años de mandato cobrarán la pensión máxima 2.232,54 euros; con más de siete años de mandato, el 80%; y con más de 10, el 90%. Para el resto de los mortales, de momento 35 años y ya veremos más adelante. Renuncio a más ejemplos, como el de los exgobernantes fracasados en las urnas con pensiones de más de 100.000 euros al año para que puedan adaptarse a su nueva vida, porque me avergüenza simplemente tener que  decíroslo.
Así que comprenderéis que lo primero que de verdad debo pediros son nuevos políticos que vuelvan a mirar por el Bien común antes que por sus propios intereses. Que abandonen tanto gasto inútil, tanto enchufe y tanta endogamia, que vuelva para quedarse definitivamente la honradez, el mérito y la austeridad. Enseñadles con vuestra regia sabiduría dónde pueden recortar, sin tocar a los más débiles, yo por desgracia solo tengo un voto.
Vienen, según nos anuncian, tiempos duros y como imagino que son muchas las necesidades a las que sin duda tendréis que subvenir no voy a pediros nada más. Os esperaré con la ilusión de siempre  y como sé que sois justos, daréis a cada uno lo que más le convenga. En el balcón, como siempre, encontraréis alimento para vosotros y vuestras cabalgaduras. Buen viaje y feliz regreso a Oriente.

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro