17 de diciembre de 2010

La inauguración en esta semana del Museo Diocesano culmina de forma espléndida –como ocurre casi siempre en estos casos– una obra que por encima de todo nos habla de una ingente acumulación de sensibilidad, paciencia y trabajo llevada a buen término por un reducido grupo de personas que a lo largo del espacio y del tiempo han sabido transitar, atentas siempre a la llamada sigilosa y espiritual del arte.
Así, lo que empezó como una modesta recopilación de arte sacro, en la mayoría de las ocasiones para salvarlo de un deterioro irreversible o de su misma desaparición, tras una cuidadosa restauración ha encontrado un acomodo digno que permitirá trasmitir perennemente y en las mejores condiciones el lenguaje inigualable del Arte.
Las autoridades han hecho un gran esfuerzo, que en estos tiempos de dificultad, sin duda, acrecienta su mérito y han dotado a estas obras de arte del marco preciso para que puedan brillar como merecen y sobre todo para que nos hablen de nuestra propia evolución y nuestra historia.
Junto con la brillantez y la solemnidad de estos primeros momentos, se nos imponen también algunos retos ineludibles. El primero es tratar de conseguir el buen fin de la colección con la llegada de las obras injusta e indebidamente retenidas por nuestros vecinos. Con una posición nada belicosa, asida siempre a la razón, al derecho y a la paciencia, el buen sentido tendrá que prevalecer y lo que es legítimamente nuestro nos lo tendrán que devolver.
Por otro lado, en los momentos de estrecheces en que el Museo comienza su andadura por los caminos del arte, será necesaria un clara im- plicación de toda la sociedad civil, para tratar de hacer efectiva su supervivencia en las mejores condiciones.  Y para ello será necesario, que cuanto antes mejor, puedan estructurarse las diversas formas de colaboración.
Nuestro Museo alberga un legado acumulado a los largos de muchos siglos, que estamos moralmente obligados a conservar, acrecentar y trasmitir, con nuestra valoración y nuestro esfuerzo continuado para que estas obras puedan seguir hablando a través de su belleza de nuestra esencia pasada y nuestro devenir futuro.

Joomla SEO powered by JoomSEF