Banner

Opinión Editorial La cultura es cosa de todos

26 de noviembre de 2010

Por contradictorio que nos parezca, estos tiempos difíciles que nos toca vivir traen también algún aliento prometedor. La du-eza de las restricciones económicas que nos esperan, han relegado al baúl de los recuerdos la cantinela del «todo gratis», al que los años de abundancia nos habían acostumbrado. Eso obliga a redefinir forzosamente las difusas fronteras entre lo privado y lo público, ensanchando unas y recortando otras.
La cultura, que también ha gozado, en mayor o menor medida, de las subvenciones con cargo al erario público, está obligada a reinventarse de forma positiva y urgente. La abundancia de medios ha podido resultar nociva en orden a suscitar la participación y la creatividad. Por eso queremos romper una lanza en favor de una posible iniciativa, que en otras latitudes de nuestra Unión Europea es costumbre adquirida.
Pronto será inaugurada la nueva sede del Museo Diocesano, una obra emblemática para nuestra ciudad y necesaria para un digno acomodo de una gran parte de nuestro legado artístico, cultural y religioso. Este gozoso acontecimiento viene acompañado de algunas incógnitas que conviene despejar. La exposición y cuidado de esa importante colección tendrá un coste económico elevado, que difícilmente podrá ser soportado por la propiedad, lo cual es una llamada a la colaboración de la ciudadanía. La sociedad civil de nuestra ciudad ha de sentirse concernida por una empresa como ésta, que tiene como objeto principal la formación, la cultura y la difusión de nuestra historia y la belleza a través del arte. La fórmula de una asociación de Amigos del Museo Diocesano sería una iniciativa enriquecedora y eficaz al mismo tiempo. Con sus cuotas podría aportar algunos medios económicos, tan necesarios, y, sobre todo, colaboraciones personales para organizar el cuidado de la colección y las visitas guiadas.
Se trata de una aportación personal, que en absoluto resultaría modesta, si lograra concitar el suficiente número de socios con los que afrontar, con creatividad algunos de los imprescindibles servicios para que nuestro flamante Museo Diocesano pueda mantener abiertas sus puertas con dignidad. No existe duda alguna sobre la importancia de que estas formas de colaboración, que modifican positivamente nuestra actitud vital ante las cosas y nos convierte en actores de una existencia más trascendente.

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro