26 de mayo de 2017

No hace falta haber vivido mucho para comprender que no podemos vivir sin ayudarnos. Nuestras limitaciones son tantas, las de cada uno, que a todos nos hacen débiles y necesitados. Desde este supuesto abordamos hoy nuestro comentario teniendo en cuenta que en estos días estamos convocados a presentar la Declaración de la Renta y cómo, dentro de ella, tenemos la posibilidad de marcar con una X a qué queremos destinar el 0,7 % de nuestra contribución. Teniendo presentes los datos que cada año ofrece puntualmente la Iglesia Católica sobre el uso que hace de esta contribución, animamos a marcar esa X, en favor de la Iglesia, ya que es un modo eficaz y sencillo de contribuir al desarrollo de los servicios que ella ofrece a tantas personas y en tantas situaciones.

Se nos dice que “detrás de cada X hay una historia” y, convencidos de esto, sabemos que ayudar a la Iglesia y a sus obras es una manera concreta de colaborar en el compromiso de que muchas personas tengan una vida más digna y más humana. El 0,7 %, que libremente damos marcando con la X la casilla de la Asignación Tributaria a la Iglesia Católica, al contribuyente no le cuesta más, ya que simplemente decide a dónde quiere que se destine el 0,7% de lo que paga, y a otras personas les ayuda mucho.

¿Qué hace la Iglesia? Con ese dinero, y con otras necesarias aportaciones de los fieles por otros medios, lo que quiere es cumplir su misión. Sin medios humanos y materiales no se podría llevar a cabo el anuncio del Evangelio, la atención a las personas que están necesitadas, la catequesis, la formación de cristianos adultos, la remuneración de los sacerdotes y de otras personas al servicio de la Iglesia, la celebración de los sacramentos, la atención a las parroquias y la conservación de sus templos, el cuidado de los enfermos, pobres y necesitados, -aquí y en países más pobres-, la evangelización en tierras de misión o la ayuda al Tercer Mundo.

Pensando en esto sería bueno recuperar el sentido de la gratuidad y del agradecimiento. Desde nuestra fe creemos que hemos recibido dones y servicios por parte de la Iglesia. Bueno será también que nos sintamos Iglesia y, con nuestra ayuda, colaboremos con su vida y su misión.

 

 

Joomla SEO powered by JoomSEF