Banner

Opinión Editorial Cambio climático

28 de abril de 2017

Se estima que en la próxima década el cambio climático afectará a unos 175 millones de niños al año». Es una de las conclusiones del informe hecho público este mes El impacto del cambio climático en la infancia en España que el Comité Español de UNICEF encargó a la Fundación Ecología y Desarrollo. Pero no esperemos hasta entonces: el cambio climático ya tiene sus consecuencias y España, asegura Unicef, es uno de los países europeos más vulnerables.

El 2016 fue el cuarto año más caluroso desde que se tiene registro, año en el que las lluvias se redujeron un 20 por ciento y la temperatura media aumentó en todo el país. Fenómenos como las olas de calor, el incremento de las temperaturas y del nivel del mar, sequías y disminución de la disponibilidad del agua sumarán tanto frecuencia como intensidad. Al ritmo actual de crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero podríamos llegar a experimentar aumentos de temperatura de 5ºC para el 2050.

El informe describe algunas de las afecciones principales que ya sufren la infancia y la adolescencia españolas en «ámbitos claves para el desarrollo, como la salud, educación, acceso a agua y saneamiento, ocio y recreación, así como en el acceso a los bienes y servicios». Y sí, también el cambio climático es injusto, ya que los más desfavorecidos sufrirán de manera más acusada las consecuencias de unos insostenibles patrones de producción y consumo de una parte de la humanidad. El aislamiento en la vivienda, la cercanía o no a zonas verdes o a industrias contaminantes, los servicios médicos, la alimentación, etc., son factores socioeconómicos que acentuarán o mitigarán los efectos, y con ellos la brecha entre ricos y pobres.

Consumimos más recursos de los que necesitamos y muchos más de los que la tierra es capaz de generar o de reciclar de manera natural. La causa es global y lo son también las consecuencias, por eso UNICEF acompaña su análisis de una Agenda para la acción, que implica a ciudadanos y políticos en la labor de un desarrollo sostenible.

Negar el cambio climático, como ha hecho el titular de la poderosísima presidencia de los Estados Unidos de América, es una temeridad; es dar la espalda al mayor problema al que se enfrenta la humanidad porque implica y engloba todo el resto de problemas: migraciones, hambre, enfermedad, guerras. Es, por ende, el mayor reto que asumir, en todos los estratos sociales; el ciudadano, como responsable en cada uno de nuestros actos y, muy especialmente, en su papel de demandante a los gobiernos de una política que tenga el cambio climático como cabecera de sus programas y agendas.

 

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro