17 de marzo de 2017

Las cuarenta y seis espléndidas fotografías, colgadas hasta finales de marzo, en el Centro de Congresos, bajo el título «Origen del Montañismo Barbastrense», representan algo más que una simple exposición retrospectiva.

Para muchos ha sido una sorpresa, disfrutar de imágenes del lejano 1914 que demuestran el nacimiento de los «boy escouts» barbastrenses, que después de su forzada desaparición, darían paso en 1949 a los Montañeros de Aragón. Sorprende la precocidad con que se fundaron, porque estas organizaciones deportivas barbastrenses, surgen simultáneas a las corrientes de «adventure sports», que recorren la Europa victoriana y la América del Norte de comienzos del siglo XX.

Ayuntamiento y Comarca, han colaborado en la organización de esta ex-posición, que ha sido posible gracias al archivo gráfico de Montañeros, a las cesiones de fondos de algunos barbastrenses y a la investigación y digitalización efectuada desinteresadamente por uno de sus socios.

Hoy el gran desarrollo de los deportes de naturaleza, ha exigido una reglamentación muy estricta. Para atender las demandas de una creciente clientela, de forma profesional, son imprescindibles los colectivos de guías, profesores, monitores, etc. dotados de titulaciones académicas adecuadas. En los últimos años, muchas empresas de aventura, han ocupado este nicho de mercado, impulsando la economía de algunos lugares de la zona.

Pero ahora hablamos de gratuidad.  La de aquellos «boy scouts» de hace cien años y la de los montañeros de este momento.

Desgraciadamente Barbastro todavía no cuenta con una de esas vías verdes, que, patrocinadas por todo tipo de instituciones, se han construido a lo largo y ancho de España. En Barbastro son un grupo de montañeros voluntarios, los que intentan trazar sendas y recuperar vías, aún a costa de enfrentarse con algún propietario que quiere apropiarse del terreno. En Barbastro los históricos scouts vuelven a agrupar a muchos jóvenes y los Montañeros de Aragón siguen promocionando el nombre de la Ciudad, a través de eventos deportivos, en los más diversos y lejanos foros.

Gratis et amore podría ser el lema de la Exposición del Palacio de Congresos. Los rostros que aparecen en las añejas imágenes, son convecinos nuestros, que un día intentaros abrir de par en par,  las puertas de una ciudad milenaria, a la modernidad que suponía el ejercicio deportivo y el turismo de montaña. Por eso, aunque haya pasado un siglo desde los primeros scouts, o medio siglo largo desde los primeros montañeros, los protagonistas de estas historias y sus veteranas organizaciones, merecen todo nuestro respeto. Son los pioneros.

 

Joomla SEO powered by JoomSEF