Banner

Opinión Editorial Hoy es el día de la mujer

10 de marzo de 2017

Hoy es el día de la mujer. Lo será mañana y lo fue ayer. Hoy, apagados los ecos de la oficialidad, hemos de volver a mirar una sociedad, la española, en la que ser mujer significa cobrar un 23 por ciento menos que un hombre y caminar hacia un futuro en el que, una vez jubilados, ella recibirá un 40 por ciento menos que él. Según Bruselas, la reducción de la brecha salarial en este continente se estanca, como una herida que no cicatriza, y apenas se mueven las estadísticas que indican que la mujer dedica una quinta parte de su tiempo a trabajo no remunerado –el del hogar–, el doble de lo que destina el hombre, que parece encontrar más sencillo acceder a puestos directivos en empresas, en una proporción 70 a 30,  y en bancos, de 80 a 20. Y a pesar de que el 60 por ciento de los licenciados son mujeres, a medida que se incrementa la categoría profesional, va disminuyendo su presencia, que se reduce a un 14 por ciento en puestos de alta dirección.

Hoy es el día de las mujeres que pelean para desembarazarse de esa mochila de datos adversos colgada en la espalda, en un mundo que camina hacia atrás. Cuanto mayor parece la conciencia de que esta sociedad solo será justa si se dan las condiciones para construir una igualdad efectiva, más crece la violencia ejercida contra la mujer. Violencia desde la moda, la publicidad o el cine, que venden como modernos los más rancios clichés de la mujer como objeto, primordialmente sexual, pero sobre todo como objeto y, por tanto, posesión.

Su manifestación más extrema, la violencia física y su última consecuencia, la muerte, engrosa la lista de la vergüenza en una sociedad que fracasa una y otra vez en cada mujer asesinada. Porque, avanzando en la segunda década del siglo XXI, ha de preocuparnos el férreo asentamiento de esta concepción ideológica entre las nuevas generaciones, muy vinculado a ese inexplicable aumento de la violencia de género entre parejas muy jóvenes, en las que él se alía con las nuevas tecnologías para controlar a una mujer cosificada.

Hoy ha de ser el día de la mujer, o al menos el día en que pensemos en qué hacer cada uno de nosotros para cambiar lo que estamos haciendo mal y que efectivamente lo sea. Pensemos en cómo educamos a nuestros hijos, qué comentarios hacemos, si recogemos la mesa, cómo queremos ser tratados, qué chistes contamos o reímos. Pensemos que sí, que hoy ha de ser el día de la mujer, que como ayer y como mañana, se levantará sobre un paisaje hostil, obligada a reclamar cada jornada una igualdad que el derecho ampara y los hechos niegan.

 

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro