Banner

Opinión Editorial El día de la marmota

24 de febrero de 2017

El pobre Bill Murray vivió la pesadilla de despertarse una y otra vez en el mismo día, el de la marmota, en la película de los 90 Atrapado en el tiempo, que acabó por convertir el nombre de esa jornada de predicción meteorológica en el símbolo de un bucle temporal de repetición ineludible. El debate presupuestario produce una sensación parecida, que nos aboca a pensar si, de aquí a un año, estaremos condenados otra vez a escuchar que el proyecto estrella del ejercicio es el Cementerio, que a ver si este año empiezan las pistas de atletismo, que la depuradora es muy necesaria en el polígono o que hay que pagar la calefacción de los colegios. Despertemos. Barbastro ha de ser mucho más.

No cabe duda de que cada uno desde su responsabilidad, sea esta la de gobernar o la de controlar al que gobierna, intenta cumplir su encomienda de la mejor manera posible.?Pero no cabe duda tampoco de que la intención no basta y de que el tiempo no aprovechado se convierte en un desperdicio, acaso un daño irreparable en las bases de un futuro para el que los proyectos se hacen viejos y, cuando se materializan, acaban por convertirse en falsas bases de crecimiento.

Sólo en campaña electoral se habla de desarrollo, perentorio cuando la crisis ocupaba titulares, secundario, parece, cuando la empezamos a dominar. La acuciante necesidad de suelo industrial público, de concretar un cuaderno de ventas, de atraer empresas, de ofrecerles los mejores servicios, de revitalizar el tejido comercial, de crear oportunidades de riqueza y, por tanto, de vida, eran prioridades hace diez años que todavía no se han hecho realidad. Pero, y sobre todo, se vislumbra una falta generalizada de visión de futuro para la ciudad, que mira lo que ocurre a su alrededor pensando, quizá, cómo se las apañan otros para ir tan rápido, tan lejos.

Aquí de lo que se trata es de las ideas, de la convicción nacida de una reflexión profunda, de la asunción una apuesta audaz que crea firmemente en un mañana más atractivo y brillante, en el que no haya miedo de lo que el viaje pueda deparar. Caminar por los mismos caminos que ya se han andado resulta seguro, pero es muy difícil que en ellos podamos descubrir algo nuevo.

 

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro