Banner

Opinión Editorial Lo que dicen los electores

15 de enero de 2016

Cuando nuestros representantes políticos dicen que han entendido el mensaje de las urnas, lo que realmente han querido decir es que los resultados pueden interpretarse y que esa interpretación, aunque no lo reconozcan, siempre la harán de la forma y modo que más ventajoso resulte para sus partidos y, lo que es peor, para ellos mismos. Habría que rastrear las hemerotecas para dar con algún electo que, a partir del reparto de votos concluya, que los electores le han querido mandar a su casa, al restarle escaños o concejalías. Y ya puestos, que además de constatarlo, capte el mensaje completo y se vaya.

En Cataluña, lo que manifestaron los electores el pasado 27 de septiembre, no dejaba el asunto de la independencia todo lo resuelto que a Artur Mas le hubiera gustado así que, como él mismo ha dicho, «aquello que las urnas no nos dio directamente se ha corregido con la negociación». La frase, que da escalofríos, resume bastante bien lo que para algunos significan los votos: una simple herramienta con la que construir, destruir acaso, planes y proyectos que obvian los resultados electorales.

La comunicación política, nutrida de sociólogos y asesores que indican qué, cómo y cuándo emitir un mensaje e, incluso, qué ponerse para resultar fiable, ya se ocupará de construir argumentos para convencer a los votantes de que, en primer lugar y por favor, la próxima vez voten más claro. Y, en segundo lugar, que afortunadamente ellos, nuestros representantes, gozan del poder cuasi divino de leer entre papeletas para adivinar lo que el electorado, el suyo y el ajeno, dicta.

Con estos mimbres se ha ido tramando un auténtico abismo de separación entre esa esfera de lo público, donde se decide qué leyes nos regirán y cómo se aplicarán, y la de lo privado, en la que nos sometemos a ese imperio que por muy ajeno que nos resulte se nos hace cotidiano. Sumemos a estas circunstancias el peligroso espejismo de considerar que más voces pueden significar más participación: visto lo visto, de momento, solo significan que para entenderse van a necesitar un diccionario.

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro