Banner

Opinión Editorial El mundo de las montañas

4 de diciembre de 2015

El mundo de las montañas, el Pirineo en definitiva, ha sido un elemento clave en la fundación y consolidación histórica de Barbastro. La ciudad de Barbastro fue una referencia para nuestros antepasados, para los del sur que nos situaban en «la frontera superior más extrema» y para los que venían desde la Galia, que buscaban la  «confluencia de los caminos y los grandes ríos». De una forma u otra, la ciudad  siempre ha sabido cumplir su papel de enclave estratégico, con una vocación abierta, comercial y culta.

Vienen estas consideraciones, porque, una vez más, el Club Montañeros de Aragón está celebrando unas Jornadas Montañeras cuyo sentido, además de rememorar las actividades alpinistas, se proyecta más allá de lo puramente deportivo.

Las fuertes relaciones franco-españolas que se han puesto de manifiesto en estas jornadas, dan mucho que pensar. A un lado y a otro de la cordillera nos acucian los mismos problemas, arraigados desde hace muchos años. La despoblación, el declive de la  agricultura y ganadería, las rutas anticuadas o inexistentes, los servicios precarios. Problemas que se intentan parchear, pero que han acabado repercutiendo con dureza en los montañeses e incluso en el desarrollo económico y demográfico de Barbastro.

Y por supuesto también cuentan las alegrías. Y no sólo en forma de encuentros turísticos, bajo el sol del Somontano o sobre las nieves del Aneto.

Ahí esta, el esfuerzo de la singular Sierra de Guara, para hacerse con un merecido lugar en el mercado turístico mundial. O el que realizan los valles del Pirineo, situados en la antigua zona de influencia barbastrense, que intentan mejorar sus atractivos de todo tipo. La promoción de la alta montaña, en el Valle de Broto; de las rutas históricas del Sobrarbe, o la defensa del delgado y maltratado hilo de comunicaciones, que supone el Túnel de Bielsa.

 Otros esfuerzos, se dirigen a potenciar la calidad del deporte blanco en Benasque, o a dar a conocer los monumentos, auténticos incunables, repartidos por las cuencas de los ríos Isábena y Noguera.

Los montañeros han sido testigos privilegiados de esa voluntad colectiva de sobrevivencia. Puesta de manifiesto junto a las cumbres y materializada también, en ese puñado de históricas villas y municipios altoaragoneses, imprescindibles para sostener vivo el entramado humano del Pirineo.

Adelante Montañeros de Aragón de Barbastro. Que vuestra afición no os separe nunca de esa apertura a la montaña y a los montañeses, cuyos intereses van parejos, por supuesto, con los afanes de los habitantes de esta milenaria ciudad de Barbastro.

 

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro