19 de febrero de 2010

Si hay algo en lo que existe un consenso generalizado es en que la situación de la circulación en nuestra ciudad es de caos generalizado, y aunque esta palabra puede sonar determinante en exceso, lo cierto que las dos conceptos que la conforman –confusión y desorden– se ajustan bastante a nuestra realidad circulatoria. Si para un barbastrense resulta complicado el más mínimo desplazamiento en vehículo, resulta fácil imaginarse lo que ocurre habitualmente con nuestros visitantes, porque nuestro semanario recoge sus frecuentes quejas.
Somos conscientes de que nuestra ciudad no goza de un trazado urbano óptimo para los desplazamientos en vehículo y de que el factor de la movilidad en nuestras ciudades pasa cada día más por una inevitable renuncia al uso innecesario del automóvil en favor del peatón. Pero eso no es ni debe ser óbice, para que en la medida de nuestras posibilidades, se procure actuar con lógica y racionalidad en las decisiones que se toman sobre este y otros temas, porque al final necesariamente tienen una importante trascendencia en la actividad y el desarrollo económico cotidiano. Ahora que tanto se habla y tanto se gasta en estudios estériles sobre nuestras necesidades más básicas para favorecer el desarrollo y la actividad económica, sería buen momento para preguntar a los sectores afectados sobre cómo mejorar esta situación, que para ser transitoria ya dura demasiado tiempo.
El sentido de circulación en la calle General Ricardos puede ser un claro ejemplo de cuanto decimos, parece que por una gran mayoría se estima más racional el sentido de circulación anterior al cambio. Un cambio que se hizo con fecha de caducidad mientras duraran unas obras, y sin embargo pasan los días y se mantiene alterado, cuando creemos que nada costaría volverlo a su ser y estado anterior, que se ha demostrado más eficiente. No hay soluciones mágicas a los problemas, pero está demostrado que los más eficiente y sin duda lo más barato siempre es dejarse aconsejar por quien tiene un conocimiento y una percepción directa y desinteresada del problema sea cual sea. La circulación en Barbastro no va bien, sigue sin resolverse el problema de la escasez de estacionamientos, y sería conveniente tratar de buscar una solución de acuerdo con todas las asociaciones que representan a una parte importante del actual tejido económico de nuestra ciudad, que no nos olvidemos sigue siendo de servicios. Unos servicios que debemos tratar de prestar de la forma más cómoda y racional para sus usuarios.

Joomla SEO powered by JoomSEF