Banner

Opinión Editorial Cien días y más

2 de octubre de 2015

Ya se han rebasado sobradamente los cien días de cortesía que suelen concederse a ayuntamientos y administraciones en general, al inicio de sus mandatos, como periodo de gracia para que los regidores puedan conformar una imagen de lo que será su gestión. Aunque el origen de la expresión remite a la restauración borbónica en Francia tras la batalla de Waterloo, la ingente actividad legislativa del presidente F. D. Roosevelt en sus primeros cien días de gobierno en 1933 le concedió el significado que tiene: el periodo en el que un gobernante marca su impronta, concretando lo objetivos y plasmando las medidas que caracterizarán, en el caso español, los siguientes cuatro años.

En el caso de Barbastro, poco se podría decir de este periodo. Cierto es que el equipo de Gobierno es el mismo desde 1999 por lo que no hay transición, a pesar del parón electoral, de la que esperar novedades. Pero no menos cierto parece que los resultados de los pasados comicios pusieron a los barbastrenses ante un panorama imprevisto, no resuelto y artificialmente dilatado en el tiempo.

El nombramiento de Antonio Cosculluela para tan alta responsabilidad como presidir las Cortes de Aragón dejó en seguida entrever que dejaría la Alcaldía. A pesar de que el interesado no quiere hacerlo, fuentes de su partido apuntan a que se prepara el relevo e incluso, como han publicado medios regionales, que cuando se reforme el reglamento de la Cámara, se incluirá la incompatibilidad del cargo de presidente con otros. Incluir esa incompatibilidad, y muchas otras, da-rían una pátina de higiene y claridad a las instituciones, así como a la relación entre éstas, y el debido respeto a los ciudadanos que merecen regidores a tiempo completo.

A los imprevistos, celebrados y felicitados, se suma ahora la designación del concejal de Urbanismo, Jesús Lobera, como director provincial de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, cargo que viene ejerciendo hace unos días y que lleva aparejada una gran carga de trabajo. Él mismo ha dicho que «por mucho que los días tengan 26 horas», es complicado el desempeño sin que se resienta el servicio al ciudadano.

Pasados los cien días, el Ayuntamiento de Barbastro tendrá que abordar la reforma del equipo de Gobierno y despejar incógnitas que ni es justo ni es higiénicamente democrático que deban aguantar los gobernados. Muchos apuntan a que –cuestión de estrategia política– después de las elecciones generales se producirán esos movimientos, lo cual no hace sino volver a señalar lo poco importante que resulta al final la voluntad de los ciudadanos.

 

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro