Banner

Opinión Editorial Pararse y escuchar

25 de junio de 2010

El Ayuntamiento de Barbastro publica esta misma semana la resolución de alegaciones, aprobadas por unanimidad en el pleno del 13 de mayo, a la modificación del Plan General de Ordenación Urbana en el entorno de la Merced, desde la calle Santo Domingo a la calle Fonz. También por unanimidad de todos los grupos, en julio de 2008, esta revisión del plan había echado a andar para encontrarse con la contestación airada y muy preocupada de unos vecinos que recurrieron a todos los medios a su alcance para hacer constar su discrepancia.

Ahora, y casi dos años después, la exclusión de algunas parcelas o la conservación de Los Mercedarios demuestran que los ciudadanos sí pueden intervenir en las tomas de decisión, más allá del rutinario voto en las urnas. Que pueden encontrar un motivo para alertar sobre el estado de ese patrimonio local que se va diluyendo entre obras y dejación. Y que sus gobernantes aciertan al pararse y escuchar.

No es el único caso. Hace unos meses, se hablaba del urbanismo participativo para señalar que los que habitan una ciudad han de tener alguna vía, más allá de la pura alegación, para contrastar sus pareceres. Lo hizo este semanario, por ejemplo, a propósito del sentido del tráfico en el Coso y la respuesta resultó muy significativa. Lo llevó a cabo, sobre la reforma de este Paseo, el Partido Popular, que también recogió numerosas ideas y sugerencias. Tuvo que hacerlo el propio Ayuntamiento, tímidamente y sobre el tráfico en el centro, convocando por dos veces al Consejo Ciudadano, un órgano en esencia participativo.

El consenso, en sí, no es un valor ni bueno ni malo; es más cuantitativo que cualitativo. Pero la toma de decisiones, cuando escucha, valora y es sensible, como en el caso de La Merced, con la situación de los entornos y vecinos, ha de resultar mejor. Por eso los encargados de esas decisiones deben saber que el desacuerdo es el primer paso para el cambio y la mejora. Y que las opiniones distintas oxigenan las instituciones, embebidas en sus leyes de desarrollo, planes plurianuales y fondos diversos, pero tan lejos del bordillo roto o el vial estrecho. En este caso, se han acercado.

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro