14 de mayo de 2010

No deja de ser una buena noticia la de que el próximo lunes se restablecerá el sentido de circulación inicial de bajada en la calle del General Ricardos. Sinceramente, nos alegramos a la vez que lamentamos que se haya tardado tanto en adoptar una decisión lógica y, sobre todo, racional y sencilla como era ésta. 
Se ha demostrado escasa agilidad al envolver y retrasar varios meses con consultas farragosas una decisión técnica y sencilla. Hoy en día, en plena era de la información, resultan de dudosa eficacia consejos de inspiración medieval. Si se quiere pulsar la opinión sobre algún tema, lo primero es acudir a las personas más directamente afectadas o a sus representantes y después, si se quiere, ampliar más hacia otras opiniones y sensibilidades; hay medios más rápidos, económicos y fiables que los que se han empleado en esta ocasión. 
No debe olvidarse que en ésta, como en tantas cuestiones, el tiempo es oro. Nuestra ciudad es una ciudad de servicios y por lo tanto se debe facilitar en la medida de lo posible el acceso y la estancia de nuestros visitantes. Para ello, un elemento esencial es un tráfico fluido y lógico, dentro de nuestras limitaciones y unos estacionamientos  cómodos , seguros y accesibles. 
Barbastro, afirman sus visitantes habituales, se ha vuelto una ciudad complicada y bastante hostil para el visitante, que en buena medida evita entrar y al que cada vez que hacemos experimentos circulatorios como éste, desconcertamos y ahuyentamos un poco más. 
No dudamos de la buena fe de nuestros regidores, pero conviene tratar de aprender de los errores. Unos errores que nos tienen que enseñar el verdadero camino a seguir frente a los muchos problemas y carencias de nuestra ciudad. Sobre todo agilidad y diálogo, pero no necesariamente con todos, primero con los afectados y después hay que decidir. En el horizonte ciudadano hay diversos problemas, urbanización de la Merced, del Coso, que nos dirán si esta experiencia ha servido para algo o si todo seguirá igual. Haciendo del paso del tiempo el principal actor político.

Joomla SEO powered by JoomSEF