26 de marzo de 2010

Creemos que los tiempos actuales ni son más ni menos recios que tiempos pasados para la fe y la vida cristiana. Recios los llamaba ya Santa Teresa de Jesús en su siglo XVI porque los conflictos, las dificultades y hasta las persecuciones por la fe estaban, también entonces, muy presentes. Y hay que salir al encuentro de tales acosos no con desafíos de autosuficiencia sino, muy al contrario, con esa paz infinita que da el confiar no en las propias fuerzas sino en las del cielo.  
La fe cristiana, ­–y hay que subrayar esto para que quede bien cla-ro cómo es la fe cristiana–, lejos de llevar a desentenderse de los problemas y de las dificultades de la vida real, lo que permite es afrontarlos de la única manera realmente eficaz. Desde el evangelio hemos conocido el compromiso de Jesucristo con la humanidad y no hay otro camino que el de la Cruz y la Gloria que le siguió para afrontar los tiempos recios que hoy nos toca vivir. Está comprobado, y no hay más que leer imparcialmente la historia, que pretender so-lucionar los males de este mundo al margen de la fe en Jesucristo no ha servido para solucionarlos ni para hacer la vida más humana.  
Esa Redención, –que esta es la palabra que más cuadra para experimentar una liberación integral–, es precisamente lo que celebramos los cristianos en esta Semana que llamamos Santa y que no se acaba en los escuetos días de una semana sino que debe seguir iluminando los restantes días del año. Benedicto XVI, en su Encíclica Spe Salvi, habla de la esperanza cristiana como esperanza de redención. A través de diferentes testimonios, indica que la gran esperanza cristiana ni se apaga en las duras noches de la soledad ni abandona al creyente en medios de sus pruebas.  
Y es por esto que la Semana Santa no debe ser un paréntesis en la vida cotidiana, –a modo de unas pequeñas vacaciones–, porque eso es sustraerle maliciosamente su sentido. La Semana Santa no nos transmite ideas o teorías. Es la mejor demostración, con hechos, de lo que es un tiempo de gracia y amor.

Joomla SEO powered by JoomSEF