16 de septiembre de 2016

Cuentan que un padre, económicamente acomodado, quiso dar una lección a su hijo adolescente. Le invitó a pasar un fin de semana en un pueblecito del pirineo aragonés, en casa de una familia de campesinos que eran muy amigos.

Cuando regresaban en el coche su padre le preguntó expectante:

—¿Qué te ha parecido la experiencia?

Muy buena, contestó su hijo.

—Y... ¿qué te ha llamado la atención?

—¡Lo pobres que somos…! Replicó a bocajarro.

—Nosotros, en casa, sólo tenemos un perro. Ellos, en cambio, tienen cuatro y cientos de ovejas y vacas;

—Nosotros tenemos una piscina con agua estancada que llega hasta la mitad del jardín... Ellos, sin embargo, tienen un río que pasa por su finca, con agua cristalina, donde hay incluso peces. Y se puede pescar;

—Nosotros importamos linternas del Oriente para iluminar nuestro jardín... mientras que ellos lo alumbran con la luz de la luna y las estrellas;

—Nuestro patio llega hasta la cerca...y el de ellos se pierde en el horizonte;

—Nosotros oímos CD's... Ellos escuchan una perpetua sinfonía de gorriones, jilgueros, periquitos, ranas, sapos, gallinas y otros animalillos extraños;

—Nosotros, para protegernos, vivimos rodeados por un muro, con cámaras y alarmas.... Ellos viven con sus puertas abiertas, protegidos por la solidaridad y la amistad de sus vecinos;

—Nosotros vivimos 'colgados' y 'enganchados' a internet, al móvil, al portátil, a la tablet… Ellos, en cambio, están 'conectados' a la vida, al cielo, al sol, al agua, al verde del monte, a los animales, a su patrimonio artístico, a sus siembras, a su familia, a sus vecinos…

El padre, no volvió a abrir la boca en todo el viaje.

—¡Gracias papá, comentó el hijo cuando llegaron a casa, por haberme enseñado lo pobres que realmente somos… Y lo felices que se puede llegar a ser conviviendo y compartiendo con los demás la riqueza que uno lleva en su corazón, la que nos ofrece la naturaleza, los acontecimientos, la historia, cada persona...!

¿Quién dio lecciones a quién…? ¿No habremos invertido realmente el orden de la creación que Dios nos regaló para ser plenamente felices…?  ¡Qué razón tenía el Señor cuando desenmascaró a quienes desean tener dos amos, Dios y el dinero…! 

 

Joomla SEO powered by JoomSEF