Banner

Historia Segunda época

Segunda época


El Cruzado entra en el nuevo milenio con renovados bríos y dispuesto a celebrar su “año” del centenario, que llegará el sábado 4 de enero de 2003, en el que se publica su numero 4277. Con este motivo, el 22 de marzo de 2003, El Cruzado presenta, en un memorable acto, una magna exposición dedicada a su centenario y a los ciento sesenta años de prensa en Barbastro.

Casi sin darnos cuenta, hemos cambiado de siglo. Ahora, los avances informáticos facilitan notablemente la redacción y hacen posible que desde 2001 se pasa a confeccionar la maqueta de cada uno de los números en la propia redacción, desde donde se transmite, a la imprenta, para el proceso de filmación e impresión.

El trabajando, semana a semana, del equipo de redacción y composición ha rendido sus frutos. El Periódico aparece con sus páginas llenas de contenidos actuales y atractivos, con su cuadernillo de cierre en color, de forma que las noticias, los reportajes, los comentarios, las múltiples secciones cobran otra nueva dimensión.

El año 2004, un nuevo obispo, Alfonso Milián Sorribas, se hace cargo de la Diócesis de Barbastro Monzón. Dos años mas tarde, Pedro Escartín después de 17 años de presidir el Patronato, cede las riendas del Semanario a un nuevo presidente Enrique Albert Artero, muy vinculado a las tareas del periódico, pues forma parte de su Patronato desde 1989, Con su presidencia, como primer seglar que ocupa este puesto en la historia del periódico, comienza un nuevo ciclo lleno de esperanzas.

Atrás han quedado cien años de historia. Comienza una nueva etapa, en la que El Cruzado Aragonés se compromete a seguir trabajando con total fidelidad y honestidad, a favor de los intereses de Barbastro y del Alto Aragón.


El año 1984 trae el relevo de la Dirección. Benjamín Plaza Bardaja, que había llevado con mano firme la primera etapa de la transición, dejando unas magnificas lecciones editoriales, con alto contenido de actualidad, pero a la vez moral y social. Benjamín, fallecerá dos años mas tarde.

Es sustituido por Elena Martita de la Llama, la primera mujer que llega a la dirección del periódico. Sabrá captar la esencia del semanario y sintonizar con todos los que colaboran en su redacción.

En 1989 D. Raimundo Martín Marquina, cede su puesto de presidente de patronato a D. Pedro Escartín Celaya, que será el encargado de conducir la nave del semanario, con enorme acierto, hacia las fechas de la celebración de su primer centenario.

También hay relevo en la dirección del semanario: En el año 1990 se hace cargo D. Manuel Garrido Gonzáles que la asume hasta finales del año 1991. El periódico, bajo la batuta de este excelente profesional, alcanza un extraordinario nivel de calidad grafica, literaria e informativa. Los extras de Fiestas se convierten en lujosas revistas muy bien presentadas, que son requeridos por bibliófilos, profesionales y amantes de Barbastro.

Por necesidades de su trabajo y destino, Manuel Garrido, entrega la dirección a Javier Tutor Vélez que dirige el semanario durante el año 1992. Otro profesional de la casa, Ignacio Viscasillas Aso lo dirigirá durante el periodo 1993-94, al final del cual vuelve a hacerse cargo Tutor, ahora con dedicación exclusiva. Desde la dirección de Radio Nacional de España, Javier se reconvierte al periodismo escrito y será responsable de unas ediciones de gran calidad, hasta que el año 1999 entrega el timón a la actual directora Lolo Sampedro Gibanel. No podemos olvidar que durante los periodos de cambio, ha venido actuando como director en funciones el jefe de redacción, Ángel Huguet Ascaso.

Estamos en unos años de gran despliegue informativo. Se crea la Mancomunidad de Municipios del Somontano, el Parque de Guara, se inaugura la variante de Abizanda o Susía. El Cruzado también sabe enfrentarse y denunciar problemas acuciantes como la amenaza del embalse de Campo, el olvido del Túnel de Benasque, la perdida de la Guarnición militar etc. También durante estos años la familia de El Cruzado tiene que lamentar algunas ausencias definitivas; en 1963 desaparecerá Ramón Martí, maestro de periodistas y barbastrense hasta la médula y al final de la misma década D. Luís Lacau, auténtica alma del Patronato y Alejandro Mora, secretario del Patronato desde 1963 hasta 2003.

Como compromiso con la comunidad educativa, El Cruzado publica un nuevo cuadernillo “El Cruzado Escolar”, que tiene una excelente acogida entre escolares y educadores.

No hay tema que surja en la ciudad o en la comarca que no encuentre el necesario eco informativo en el Semanario: Temas de calado universal, como Las beatificaciones de Monseñor Escrivá, de los Mártires Claretianos, de Ceferino Jiménez “El Pele” y del obispo Florentino Asensio y la beatificación y posterior canonización de San Josemaría. Asuntos de gran interés local, como el anuncio de la autovía Lérida Huesca, la nueva depuradora, la piscifactoría del El Grado, la implantación de la UNED, los treinta y cinco años del hermanamiento con Saint Gaudens, la mejora del Hospital, y otros muchos que son ampliamente tratados y que se quedan, en este momento, en el tintero.

En 1999 llega el obispo D. Juan José Omella Omella, que se incorpora decididamente a la preparación de los actos del primer centenario del periódico.


Un nuevo obispo, D. Segundo García de Sierra y Méndez, ocupará la sede desde 1954 a 1959.

En esta época, se puede considerar que el Cruzado ha adquirido su mayoría de edad. Más de treinta secciones se estructuran en sus páginas. Destacan las innumerables aportaciones del Doctor Cardús con el tema de sus “Castillos Aragoneses”, de Miguel Lacota, gran publicista y montañero con sus series sobre el “Pirineo Aragonés” o de Juan Villalba “Clarín”.

La preocupación por la promoción de nuestras montañas, la Devoción Mariana e incluso la reivindicación del territorio aragonés, lleva al Patronato de El Cruzado, empujado especialmente su miembro D. Manuel Samitier Lain, a plantear la entronización de la Virgen del Pilar en el Pico de Aneto. La iniciativa culmina con un clamoroso éxito en agosto de 1956 del que se hace eco la prensa y el cine de la época, inscribiéndose la epopeya en los anales del montañismo aragonés como una auténtica efeméride. Montañeros de Aragón y El Cruzado fueron piezas fundamentales de esta celebración que ha sido recordada, año tras año, en sus páginas.

En 1960 el nuevo Obispo de Barbastro D. Jaime Flores Martín, nombra presidente del patronato a D. Santos Lalueza Gil, cargo que desempeñará durante los obispados de D. Damián Iguazen Borau y D. Ambrosio Echebarría Arroita, hasta 1980.

Lo más destacado del decenio, son las reivindicaciones sobre temas claves del Alto Aragón, El Canal del Cinca, la variante de Susía, la regularización de límites diocesanos, el túnel de Benasque, la mejora del Ferrocarril etc.

En agosto de 1963 la Dirección del Periódico pasa a manos de D. Benjamín Plaza Bardají. Benjamín, titulado de la escuela oficial de periodismo de Madrid cuenta con un extraordinario equipo de colaboradores donde ya se han incorporado los redactores de la época de D.Francisco Izquierdo, Ramón Martí , Jesús Escartín y poco después Ángel Huguet.

En la imprenta los “siete magníficos” dirigidos por Miguel Hecho, hacen posible la salida semanal de la publicación : José Maria Fierro, Jesús Sanchez, Mauricio Franco, Francisco Llorente, Manuel Gracia y Pablo Loriente, son nombres recordados en la celebración de un número emblemático: el “capicúa” 2112.

Por aquel entonces se contabilizan la edición de 1600 páginas, un millón de tirajes, 40.000 kgs.de material tipográfico levantado y veinte toneladas de papel entregadas a una vieja máquina “Marinoni” con la que se conseguía una tirada semanal de 1300 ejemplares.

La ciudad de Barbastro, empieza a incorporarse a la nueva etapa de desarrollo que se anuncia en España. Los proyectos de las nuevas Cooperativas, el Polígono Industrial, la inauguración del Encauzamiento del Vero, por el entonces Príncipe, D. Juan Carlos de Borbón, la puesta en servicio de la Presa del Grado y del Canal del Cinca son titulares destacados de la época.

Nuevo cambio en la Diócesis. Llega D. Damián Igualen Borau, que permanecerá durante cuatro años, desde 1970 a 1974 como Obispo de Barbastro.

A partir de 1972 los artículos que el periódico dedica al problema sanitario, y a la necesidad de una variante carretera, rozan incluso los límites de la censura del departamento de “Información y Turismo”, al respaldar el sentimiento popular con expresiones como “lamentable” o “afrentoso problema”.

“Tiempos de Ayer”, una sección realizada por D.Santos Lalueza Gil, nos introducirá a través de cientos de inolvidables y documentados artículos en el pasado histórico de la Ciudad y de la Diócesis.

En el Barbastro de aquel momento faltan inquietudes y planean negros presagios: desaparecerán La CAMPSA, el Ferrocarril, la delegación de Auxina, peligra el Cuartel. Se alerta, recordando que el estado de las carreteras y de la sanidad sigue siendo, en esta zona, tan precario como en los años inmediatos a la posguerra.

El obispo don Ambrosio Echebarría Aromita, permanecerá entre nosotros entre 1974 y 1999.Inaugura una larga y fecunda etapa de 25 años de pastoral entre sus feligreses. Se vinculará totalmente al periódico, estando siempre muy atento a la solución de sus problemas y también a la celebración de los éxitos alcanzados.

La reaparición de este semanario, que era añorado por numerosos barbastrenses y altoaragoneses, se debió a la voluntad del nuevo obispo de la diócesis barbastrense D. Pedro Cantero Cuadrado, extraordinario periodista muy vinculado al diario Ya. D.Pedro realizará no pocas gestiones ministeriales para conseguir la nada fácil autorización de reapertura del periódico.


El día 3 de enero de 1953, aparece con la misma cabecera histórica: Año I-2ª época, Nº 1. En su aspecto, se mantiene la tipografía de la mancheta, copiada de la primitiva por Miguel Arnal. El lema de la cabecera reza “Semanario Católico del Alto Aragón”, frente a la antigua, “Defensor de los intereses materiales y morales del Alto Aragón” .Reaparece con renovada actualidad, sin olvidad las múltiples lecciones, tan luminosas de su pasado histórico. En su programa, como dice literalmente “atiende con entrañable mirada a las villas, aldeas y caseríos del Alto Aragón, por indeclinable derecho del corazón”.

El periódico se inicia con la siguiente estructura: Director, D. Francisco Izquierdo Trol, Deán del Cabildo, Subdirector, D. Felipe Bernal Cabrerizo, Director del Instituto de Enseñanza, y Secretario D.Francisco Zueras Torréns. En el equipo de redacción, aparecen D.Santos Lalueza Gil, D.Ambrosio Sanz Lavilla, D.Enrique Padros Rivera, D. Manuel Samitier Manau, D.Mariano Orus Sampietro y D. José Maria Tarazona Vilas D.Fernando Pérez Mañanet, Dª Natalia Aixela de Baras, D. Antonio Ubieto Arteta

En el tercer número de la nueva etapa, D. Fidencio Sesé Gil, uno de los dos únicos supervivientes del naufragio del El Cruzado Aragonés, ocurrido en julio de 1936, testimonia en un hermoso reportaje, un emocionado recuerdo a los que cayeron : Mariano Casasnovas, José Bestué, Mariano Frago, Pablo Gravisaco, Francisco Pascau, José Grau, el padre Mauro, Ambrosio y Felix Sanz, Marcelino Capalvo, y José Gómez Su delito fue permanecer fieles en todo momento a la Iglesia Católica.

El mismo año de su reaparición se celebra el cincuenta aniversario. En el número conmemorativo, D.Santos Lalueza habla de “cómo el semanario ha vivido dieciséis años latente y soterrado en el afecto de los buenos barbastrenses que suspiraban y anhelaban su reaparición”.

El Taller tipográfico de Adriana Corrales, se encarga de imprimir aquellos primeros números con los medios a su alcance, es decir en “papel, plomo y tirajes”. En las lejanas fiestas de Barbastro de 1956, aparece el primer Extra de Ferias y Fiestas, que la imprenta conseguirá tirar en la modalidad de dos tintas.

Quizás sea el momento de recordar que las imprentas históricas de Barbastro, eran dos, la de Puyol, y la de Lafita que será sucedidad en 1888 por la de Jesús Corrales. Durante muchos años fueron las prensas de Ramón Santorromán, Santamaría y después Corrales las encargadas de la edición. Con el fallecimiento de Adriana, desaparece la imprenta Corrales, a la que sucederá la imprenta Miguel Hecho en 1972 y desde 1991, la actual Gráficas Barbastro SL.

Se anuncian tiempos nuevos. La época de los grandes números extraordinarios, continúa con otra edición muy especial, largamente celebrada, dedicada al futuro papel del Río Cinca en los proyectados Riegos del Alto Aragón, que pronto serán iniciados.

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro