Banner

Historia Primera época

Primera época


 

El periódico, que aparece aquel verano de 1903 tiene tamaño sábana, a tres columnas, dimensionado a 35 por 50 cm., e impreso en el taller de Ramón Santorromán Durante los treinta y tres años de su primera época, los sucesivos obispos de Barbastro, D. Isidoro Badía, D. Emilio Jiménez, D.Nicanor Mutiloa y D. Florentino Asensio, se encargaran de asegurar la continuidad y fidelidad informativa del semanario.

En su primera etapa fueron sus directores unos hombres que velaron con esmero por que sus páginas fueran estandartes de la verdad y la libertad. Ocuparon este cargo D. Jorge Sichar y Allué, Manuel Casasnovas, Eugenios Thió, D. Mariano Frago, y D. Marcelino Capalvo.

Siempre actuó como administrador D. Francisco Pascau Gil.

En aquella época, la lista de colaboradores era numerosa; el presbítero Mariano Frago. D. Agustín Serrate desde Salas Altas, D. Cornelio J.de la Cruz Arias desde Huesca. No faltaban las prestigiosas firmas de Fidencio Sesé, José Grau. Jerónimo Mur, Manuel Laplana presbítero y del canónigo Félix Sanz.

Redactores habituales lo fueron el presbítero Marcelino de Abajo, los estudiantes de derecho Martín Frago y Eduardo Allue, José María Claver, abogado y presidente de Acción Popular, el industrial José Gómez Gravisaco y José María Puente Noguero, empleado de banca y fundador del Sindicato Católico. Numerosos padres Escolapios y Benedictinos del Santuario del Pueyo, aportaban trabajos y colaboraciones de extraordinario nivel.

La segunda década del pasado siglo está marcada por los trabajos reivindicativos a favor de la gran cuestión de esta tierra: Los Riegos del Altoaragón, y sus pantanos informándose de las reuniones y asambleas relacionadas con tan magna obra y apoyando la creación de la Confederación Sindical del Ebro. Las comunicaciones es otro gran tema, muy centrado en la exigencia de la Variante de Susía (1926) en la carretera de Barbastro a Aínsa.

El Cruzado no estuvo sólo en el panorama informativo local. Le tocó recoger la tradición de publicaciones periódicas anteriores, como La Atalaya (1843) quizás el primer periódico de Aragón, La Exposición de Sobrarbe (1857), El Barbastrense, El Aragonés, La Cruz de Sobrarbe (1869), El País, La Paz, todos de vida efímera. Entre todos ellos podemos reconocer como directo antecesor de El Cruzado al que se tituló El Heraldo de Barbastro (agosto de 1902), que también acabó desapareciendo.

El último número de esta primera etapa, se publicará el 18 de Julio de 1936. Cuatro meses antes Barbastro había dado la bienvenida al obispo D. Florentino Asensio, que moriría mártir en agosto de 1936, al igual que el Director del periódico el presbítero Marcelino Capalvo.

El 12 de Agosto de 1936, el llamado Comité de Enlace Antifascista de Barbastro, ordena la incautación de toda la documentación y archivos relativos al periódico El Cruzado Aragonés, que se encontraban depositados en la casa de su administrador D. Francisco Pascau.

La voz del periódico ha sido violenta e injustamente acallada.


 

Portada 1905

Hace más de cien años que El Cruzado Aragonés inició su andadura como periódico local. Desde aquel lejano 3 de junio de 1903, el periódico de Barbastro ha demostrado que sabía informar con independencia y veracidad, por lo que ha disfrutado de la atención y el favor de un número siempre creciente de lectores. El Cruzado, se ha manifestado muy atento a todos los acontecimientos que han ocurrido en el Alto Aragón. Ha prestado su apoyo, en ocasiones material, incluso a veces espiritual, a cuantas obras y proyectos surgieron durante el azaroso siglo XX.

Siempre ha informado con libertad e independencia respecto a los grupos políticos e ideológicos que han intervenido en la vida social del país.

Ha sido un periódico volcado por y para su comarca, entendida como zona histórica de influencia, incluso mas allá de los límites impuestos en la actual comarcalización. En todo momento informó y llegó puntualmente a los acontecimientos ocurridos en Sobrarbe, Ribagorza, El Cinca y otros muchos lugares de la provincia.

Le cupo el honor al Obispo D. José Antonio Ruano, de patrocinar ante sus feligreses la aparición del nuevo periódico del Alto Aragón. Un grupo de barbastrenses, entre los que se encontraban D. Pablo Gravisaco, D. Conrado Castellví y D. Jerónimo Mur, promovieron ante el obispado el proyecto de la fundación de un semanario católico. No se les puede negar a este grupo de vecinos su gran capacidad de iniciativa; Por ejemplo, D. Pablo Gravisaco, que firmaba sus artículos como “Modesto Artesano”, era hombre con inusitada capacidad de trabajo y lo encontraremos en todas las realizaciones que se crean en la ciudad, como el Circulo de Obreros Católicos, la Caja de Ahorros, Cooperativa de Crédito, e incluso lo encontraremos en los comienzos de la Cámara Agraria del Alto Aragón, a la que apoya especialmente dada su amistad familiar con Joaquín Costa.

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro